Sobre música, blockbusters y universos cinematográficos: dos paradigmas dispares

El cine es, en última instancia, una reunión de varias artes. La fotografía está presente, la escritura también, todavía quedan trazos del teatro, que lo vio nacer… y la música. Una buena banda sonora es una pieza clave, una garantía de que tu película vencerá al tiempo y permanecerá en la memoria de los espectadores; hay filmes que, sin ser especialmente recordados por la calidad de su historia, lo son por algunos acordes mágicos. O por el contrario, grandes películas que se ven engrandecidos por la enorme calidad de su música. Al abajo firmante todavía se le pone la carne de gallina con los violines de la carga de los rohirrim en la tercera parte de El señor de los anillos, o se sorprende por lo macabra que resulta la escena de tortura del Señor Rubio con la música de Stealers Wheel.

No obstante, una banda sonora que se precie no debería ser un mero escaparate de las imágenes, sino complementarlas y servir como un elemento más de la narración cinematográfica. Se puede hacer bien, o puede ser un auténtico desastre. Es por ello que compararé el uso de la banda sonora en dos filmes, Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014) y Escuadrón Suicida (David Ayer, 2016). Ambas películas poseen elementos en común: son recientes, son del género de los superhéroes (una de Marvel Studios, otra de DC/Warner), son blockbusters veraniegos de alto presupuesto, y han recibido ciertos elogios por los temas escogidos en sus bandas sonoras (en los que nos centraremos, más que en las compuestas directamente). Por lo tanto, una comparación resultará la mar de interesante (ADVERTENCIA: Este artículo va a revelar detalles de las tramas de las películas antes citadas, incluyendo spoilers. El autor recomienda haberlas visto antes de leerlo).

la-et-cm-star-wars-force-awakens-music-score-john-williams-20151217

John Williams en la grabación de Star Wars: El despertar de la fuerza (J.J. Abrams, 2015)

Guardianes de la Galaxia, dirijida por James Gunn (Super, Slither: La plaga) se estrenó en 2014 como la 10ª película del Universo Cinematográfico de Marvel, alejándose un poco de las propuestas centradas en los superhéroes emblemáticos de la Casa de las Ideas, y traernos una space opera con toques de Star Wars. Las andanzas de Peter Quill/Starlord (Chris Pratt) y su grupo de desheredados, con dosis correctas de humor y acción, buenos efectos especiales y maquillaje, y un sabor de la mejor Star Wars, consiguieron ganarse el favor de la crítica y del público, coronándola como una de las mejores películas de superhéroes del nuevo milenio.

Pero si por algo se ha ganado el cariño del público, es por su música: Gunn escogió para la banda sonora un selecto grupo de canciones de los 60 y 70, que van desde David Bowie hasta los Jackson 5, pasando por los Raspberries o Redbone. Esta lista retro, el Awesome Mix Nº1, eclipsó a la banda sonora original compuesta para el film, de Tyler Bates, y constituye uno de los puntos mejor valorados del mismo.

Pero no es sólo por la música el motivo de que aparezca la película en este artículo, sino más bien el cómo la usa. Gunn le da un sentido a cada canción, hace que participe tanto definiendo el tono como complementando a la narrativa. Ninguna canción sobra, porque todas tienen una función asignada. Por ejemplo, una de las primeras escenas: planeta árido y oscuro prototípico de las aventuras espaciales. Un sujeto con una máscara de ojos roj0s se pasea por allí, en una pose algo amenazadora. Con un escáner, descubre los restos de una civilización desaparecida hace mucho, entre el polvo y las ruinas. Se quita la máscara, saca un walkman… y empieza a bailar Hooked on a Feeling, de Blue Swede. Con esa canción, se nos deja claro que ésta será una aventura espacial, pero que no va a escatimar en el cachondeo.

Otro ejemplo sería la escena entre Quill y Gamora (Zoe Saldana), que la música de 10cc crea un entorno de paz, tranquilidad e intimidad entre ambos personajes, un respiro entre tanta gamberrada galáctica que da pie a que los contemplemos desde otro punto de vista; o de cómo Cherry Bomb de The Runaways contribuye a que simpaticemos con los Guardianes y los piratas de Yondu (Michael Rooker), mientras se preparan para atacar a Ronan el Acusador (Lee Pace); por no hablar de la ridícula escena de baile de Quill, con el fin de distraer el villano y, de paso, reírse de las típicas epifanías ególatras de los mismos. Para finalizar, tenemos Ain’t No Mountain High Enough como colofón final, un elemento de empatía por Quill y el recurdo de su madre, y un recordatorio de que, después de todo, ha habido un final feliz.

tumblr_inline_nzfoyj5x9m1ry9bxx_500

“Ooh child/Things are gonna get easier/Ooh child/Things’ll get brighter…” Fuente: tumblr.com

Pasamos ahora a la que era una de las cintas más esperadas del 2016, Escuadrón Suicida. Sí, esperada, porque era vista como una propuesta interesante y con potencial de relanzar el Universo Cinematográfico de Warner Bros./DC, tras una serie de películas (El hombre de acero, Batman v Superman) que no convencieron a la crítica, aunque fueron éxitos de público. A medida que se conocían detalles de la producción, el proyecto causaba mayor expectación: un grupo de villanos emblemáticos del Universo DC, como el Capitán Boomerang, Harley Queen o Deadshot iban a trabajar juntos en un grupo de renegados al servicio del gobierno para misiones peligrosas; el querido villano Joker iba a volver a la gran pantalla, continuando el legado de César Romero, Jack Nicholson y Heath Ledger; actores de bastante renombre y popularidad se vieron involucrados (Margot Robbie, Jared Leto, Viola Davis, Will Smith…); el director iba a ser David Ayer, director de Sabotage o Fury, que por su perfil parecía el adecuado; unas fotos del rodaje revelaron un cameo de Batman; y un espectacular tráiler con Bohemian Rapsody de fondo dio muy buenas impresiones (tan buenas, que la empresa que lo elaboró fue la encargada del montaje final).

Pero la realidad fue otra. Mientras se volvía a repetir la disparidad, por su gran éxito de público (a septiembre de 2016 había recaudado más de 720 millones de dólares en taquilla internacional), los críticos afirmaron que un tono más humorístico que en producciones anteriores, y varias actuaciones de calidad no tapaban los numerosos desequilibrios de la película, entre ellos unos personajes mal escritos, una dirección ineficaz, y una trama confusa (Rotten Tomatoes).

potz9biodt0fkxfaqp8c

De izquierda a derecha: Capitán Boomerang (Jai Courtney), Harley Queen (Margot Robbie), Deadshot (Will Smith), Katana (Karen Fukuhara), Rick Flagg (Joel Kinnaman), Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje) y Diablo (Jay Hernandez). Fuente: es.gizmodo.com

Pero desde aquí no vamos a criticar al Escuadrón Suicida, o por lo menos ésa no es la intención primaria. La película de Ayer también destaca por los temas escogidos para su banda sonora, que van desde The Animals, Eminem, Creedence Clearwater Revival, Twenty One Pilots, The Rolling StonesQueen (interpretada por Panic! At The Disco) y un largo etcétera. Por la calidad de la música no será, ¿entonces? No, el problema está en cómo se ha usado, como mencionamos antes. Y su principal uso fue de decoración para los videoclips de presentación para los personajes. La inclusión se ha realizado respondiendo a la necesidad del filme de convencernos de que tiene una personalidad, de que ha aprendido la lección de sus hermanas mayores, sean de Marvel o de DC, y que se trata de una película a la altura de sus melodías. Pero es un espejismo, porque más allá de esa idea, no hay intención de concederles un sentido narrativo. ¿Por qué suena Sympathy For The Devil, o Fortunate Son? Pues porque queda muy bonito, porque son canciones con mucha historia a las que ya asociamos algunos sentimientos, que las escenas tratan de evocar sin mucho éxito. Hay partes de la película en las que se usa la música como un mero tráiler, un escaparate sin la mayor intención de profundidad. Es una buena selección, pero muy mal ejecutada, que afecta a la percepción entera de la película. O lo que es lo mismo: But what’s puzzling you/Is the nature of my game.

BIBLIOGRAFÍA (O algo parecido)

Rotten Tomatoes es una especie de baremo que junta las opiniones de numerosos críticos. Adjuntamos las fichas de ambas películas del sitio en inglés, además del español (Tomatazos):

https://www.rottentomatoes.com/m/suicide_squad_2016/

http://www.tomatazos.com/peliculas/3206/Escuadron-Suicida

https://www.rottentomatoes.com/m/guardians_of_the_galaxy

http://www.tomatazos.com/peliculas/419/Guardianes-de-la-Galaxia

-Para datos más técnicos, las fichas en Imdb:

http://www.imdb.com/title/tt2015381/

http://www.imdb.com/title/tt1386697/?ref_=nv_sr_1

-El autor recomienda especialmente dos críticas para conocer las principales opiniones de los films: la de Devin Faraci en BirthMoviesDeath.com (Guardianes de la Galaxia), y la de Andrés Castro para Sermos (Escuadrón Suicida):

http://birthmoviesdeath.com/2014/07/31/guardians-of-the-galaxy-movie-review

http://www.sermosgaliza.gal/articulo/cultura/suicide-squad/20160812130920050250.html

RECOMENDACIÓN: Este vídeo del canal “Every Frame a Painting” sobre las bandas sonoras originales del cine de superhéroes, centrándose en el caso de Marvel: