Seres fantásticos gallegos y dónde encontrarlos

He visitado madrigueras, guaridas y nidos en cientos de regiones, he sido testigo de sus poderes, me he ganado su confianza y, en ocasiones, he rechazado sus ataques con mi tetera de viaje” Newt Scamander en Animales fantásticos y dónde encontrarlos de J. K. Rowling

Tras leer esta cita, seguramente tengas claro, lector, de lo que tratará este artículo. En él haremos un viaje por el territorio gallego de un modo similar al de nuestro amigo Newt Scamander, para descubrir los maravillosos seres que lo pueblan y dónde se esconden. A modo de protección no llevaremos una tetera de viaje, ya que contra nuestros vecinos mágicos no sería muy útil, pero sí un saquito de arroz, unas orejeras a prueba de ruidos y una rama de muérdago bendecida. Además de esto llevaremos un mapa, aunque ya te aviso que no nos será de mucha ayuda en ocasiones porque hay seres que no les gusta desvelar su ubicación y, por si acaso, respetaremos su deseo. Teniendo todo esto preparado, lector ¿te atreves a seguir leyendo y empezar este viaje?

Y, por cierto, no te preocupes por el alojamiento. La hospitalidad es una virtud desarrollada e inculcada en tierras gallegas debido al hundimiento de ciudades como Valverde. Dichas ciudades fueron inundadas porque sus ciudadanos no acogieron a los forasteros que a ellas llegaban. Los cuales solían ser personajes ilustres, tanto históricos como mitológicos, que por el azaroso viaje parecían mendigos. Estos personajes condenaban a dichas ciudades a permanecer en el olvido bajo las aguas.

Pero en aguas gallegas no solo hay ruinas; en los cauces de los ríos habitan los xacios, seres a medio camino entre los anfibios y los humanos. A veces pueden enamorarse de algún humano como le pasó a una xacia con un vecino de Vilar de Ortelle. Sin embargo su historia de amor es trágica, ya que a pesar de que consiguieron estar juntos y formar una familia, por una discusión conyugal la xacia decidió volver con los suyos y estos la mataron.

Y las costas tampoco son un lugar seguro para los viajeros incautos ni para los marineros, ya que las sirenas pueden atraerlos hacia las rocas con su melodiosa voz. Por ello es aconsejable llevar orejeras. Aunque también pueden ser benévolas porque en ocasiones hacen sonar un cuerno cuando hay tormenta, para que los marineros no salgan a la mar.

monstruos_de_agua-jesus-gaban

Las sirenas suelen vivir en las costas con acantilados. (Monstruos de agua de Jesús Gabán)

Ya en tierra firme es preciso tener cuidado con los hombres lobo. Como el lector ya se imaginará son seres humanos que se transforman en lobos. Existen diversas causas para su transformación: una maldición, por nacer en Navidad o Viernes Santo, ser el séptimo o noveno hermano del mismo sexo, por citar algunas. Cuando están bajo la forma del lobo ningún arma les hiere y tienen un hambre inagotable que los lleva a matar personas. En el caso que sea una maldición, esta puede romperse si lo cortas con una rama de muérdago bendecida el domingo de ramos. Por eso lector llevamos una, pero será mejor que no molestemos a estos seres tan peligrosos.

A lo largo de Galicia puedes encontrarte con hechiceras, meigas y mouras. Estas se diferenciarían en que las hechiceras emplean artificios para conseguir lo que desean mientras que las meigas están relacionadas con la naturaleza y las mouras se dedican a intervenir en los destinos ajenos. Sin embargo no podemos entrar en distinciones de bondad y maldad ya que pueden realizar tanto actos buenos como malos. Ejemplo de esto es la historia de la moura das Croas. Cerca de Pontevedra, en Monte das Croas, vive una moura que una vez le pidió a un campesino que le hiciese un favor, pero este tenía que guardar el secreto. Desde eso el campesino enriqueció hasta que un día se puso enfermo y, mientras su mujer llevó el rebaño a pastar, la moura lo curó. La mujer se enteró y obligó a que el hombre le contara todo lo que había pasado y el hombre le contó todo. Al día siguiente lo encontraron muerto. En conclusión, estos seres pueden ser benévolos con quienes los ayudan y crueles con aquellos que los traicionan.

lady_galadriel-josefine-wall

Las mouras suelen ser descritas como seres de belleza singular (Lady Galadriel de Josefine Wall)

Aunque también es probable que te encuentres con otros seres más modestos que te darán algún que otro quebradero de cabeza. El primero de ellos es el Nubeiro, que puede adoptar forma de humano, enano o cuervo, y lo que hace es crear tormentas con el único fin de hacer daño. De encontrarse con alguno de ellos lo mejor es acercarse a un campanario, ya que el sonido de las campanas son su peor pesadilla. El segundo ser que te puede dar la lata es el trasno. También es un ser multiforme, pero suele dejarse ver como un ser humano o un enano barbudo y saltarín. Les gusta hacer travesuras a las personas, siendo difícil librarse de él cuando entra en una casa. Ante esto, la estrategia disuasoria más recomendada es encomendarle una tarea imposible como contar granos de arroz, ya que solo saben contar hasta tres. Existe una última criatura con la que hay que tener cuidado: los cocos. Estos son seres sin forma definida, que nadie conoce pero que todo el mundo teme. Suelen relacionarse con las desapariciones.

A pesar de todo lo relatado anteriormente existen seres con rasgos positivos, como es el caso de los biosbardos. Estos seres, raros e indescriptibles, traen suerte a aquellos que son capaces de cazarlos. Pero, como era de esperar, esto no es una tarea sencilla: habrá que ir a un lugar alejado una noche oscura donde no se oigan gallos, ni gallinas ni voces humanas con un saco grande. En ese momento habrá que llamarlos de una forma particular. Pero es una tarea lenta y ardua. Aunque si quieres intentarlo, querido lector, tal vez tengas éxito.

Por último, existe un lugar donde todos los seres malignos de la región aprenden a desarrollar sus oscuras artes: la Escuela Diabólica. Según cuentan los rumores se encuentra en Santiago de Compostela y, para entrar en ella, no hay que hacer ni selectividad ni reválidas. El acceso se consigue mediante un pacto de venta del alma al diablo escrito con sangre del solicitante o novicio y una pluma de un gallo negro. Los novicios entran de diez en diez, pero uno de ellos, escogido en un sorteo, deberá quedarse en el infierno a servir al demonio mayor para siempre. Una vez admitido los estudios duran dos años y son impartidos por el Demonio Mayor con forma de mano negra, y por demonios menores auxiliares. Se desconoce la existencia de intercambios o convenios bilaterales con esta escuela.

Y, como última recomendación, si alguna vez te encuentras con alguno de estos seres sé precavido querido lector.

 

Bibliografía 

Bouzas, P. y Domelo, X. A. (2011). Mitos, ritos y leyendas de Galicia. Madrid: Martínez Roca.

Cuba, X. R., Miranda, X. y Reigosa, A. (2006). Diccionario de los seres míticos gallegos. Vigo: Edicións Xerais.

Reigosa, A. (2010). Guía ilustrada da Galicia invisible. Vigo: Edicións Xerais.