Hacia el corazón de las tinieblas: True Detective

When the last light warms the rocks
And the rattlesnakes unfold
Mountain cats will come
to drag away your bones

And rise with me forever
Across the silent sand
And the stars will be your eyes
And the wind will be my hands

The Hansodme Family, Far From Any Road

Este artículo fue publicado originalmente como True Detective, o la latente oscuridad en noitabrega.cu.cc, nuestro antecesor directo actualmente inactivo. Versaba principalmente sobre la primera temporada de True Detective, sus temas y personajes. Por pormenores de las leyes del caos, se convirtió en una víctima colateral del traslado a la actual web, y quedó inédito durante mucho tiempo. Un servidor ha decidido rescatarlo, reescribirlo, y añadir cosas que el paso del tiempo y la reflexión han traído. Disfrútenlo.

ADVERTENCIA: En este artículo, todos los spoilers serán precedidos por un aviso. De todas maneras, a lo largo del mismo revelo detalles que, si bien no estropean la experiencia, entiendo que puedan afectar a una persona que quiera verse la serie sin referencias. La recomendación principal que hago desde aquí es que te veas primero los 8 episodios de la primera temporada, y luego te leas el artículo. Quien avisa, no es traidor. 

X11eMNx

Fuente: andysowards.com

¿Cuándo comenzó la Edad Dorada de la televisión actual? El consenso parece dictaminar que el pistoletazo de salida vino por la revolución que supuso la entrada de la cadena por cable HBO en la producción de ficción propia, en 1997 con el estreno del drama carcelario Oz, y las posteriores Los Soprano (1999), A dos metros bajo tierra (2001), y The Wire (2002). Historias con mucha más libertad creativa, aumento de los recursos disponibles, confianza en los nuevos talentos (Tom Fontana, David Chase, David Simon), nuevas reglas para el juego. El resto de cadenas tuvieron que tomar buena nota, e intentar competir con el novato, o por lo menos imitarlo. Tenemos a la NBC con Héroes, Hannibal y Community; la AMC, casa de Breaking Bad, Better Call Saul, The Walking Dead y Mad Men; y así, un largo etcétera. El nuevo milenio ha convertido a muchas series en fenómenos mundiales, con millones de admiradores por todo el mundo, que esperan con más ansia los avances de sus series favoritas que los de las grandes producciones hollywoodenses. Ahora se han sumado más nombres a los grandes de la televisión: David Benioff, Daniel B. Weiss, Vince Gilligan, Bryan Fuller, Shonda Rhimes. Y en los últimos años no podemos obviar el papel de streaming, poder ver tus series cuándo y dónde quieras, en el que ha sobresalido un nuevo gigante del entretenimiento: Netflix.

Volviendo a la HBO, en 2014 se estrenó uno de sus éxitos más recientes, ganador de dos Emmys, y un fenómeno televisivo de gran alcance. Bajo la pluma de Nic Pizzolatto y la dirección de Cory Fukunaga, procederemos a analizar True Detective, una nueva serie ¿de culto? para el siglo XXI.

kolku_cigari_ispushi_metju_mekonahi_vo_true_detective-265713

Fuente: kajgana.com

Empecemos con la historia. En un pequeño pueblo en el sur del estado de Luisiana se ha cometido un crimen: una muchacha desnuda, arrodillada, con los ojos vendados, una cornamenta en la cabeza, y un símbolo circular en la piel. El caso se pone en manos de dos detectives de mentalidades, vidas e intereses completamente opuestos, pero unidos por el objetivo de cazar al responsable: Rust Cohle (Matthew McConaughey), y Martin Hart (Woody Harrelson). A medida que avanzan en su investigación, se van adentrando en los bajos fondos del sur profundo, en las tabernas, en los bares de carretera y en los bosques tupidos, pero también tendrán que hacer frente a poderes mucho más altos, que no quieren que la verdad salga a la luz.

Las desventuras de Martin y Rust son, hasta cierto punto, parecidas a las de otras series policíacas: hay uno o más investigadores que deben resolver un asesinato, atrapar a los culpables a través de la búsqueda de indicios y pruebas. Así funciona Mentes CriminalesLey y Orden, Fiscal Chase, etc. No obstante, se podría decir que el suspense de esta serie funciona como una matrioska rusa, ya que tras la resolución de un misterio, nos damos cuenta que detrás del mismo había uno mucho mayor, prácticamente delante de nuestras narices, y que no nos habíamos dado cuenta. La serie mantiene constantemente la tensión por ello, porque sientes que hay algo que no va bien, que algún indicio se te ha escapado, que el asesino contempla a los protagonistas con una expresión burlona desde algún rincón del bayou. Las teorías sobre quién era el culpable inundaron Internet, acusando a los protagonistas, a cualquier secundario, basándose en indicios aparentemente absurdos, pero que en el contexto de cómo funcionaba el suspense de la serie, hasta podrían haber sido ciertos. SPOILER: al final, el asesino fue un secundario, que poca gente se esperó. Algunos de los acusados por los fans fueron el padre de Martin, Rust, compañeros policías compinchados, etc. FIN DEL SPOILER.

El-Rey-de-Amarillo-de-Robert-W_-Chambers-Portada

Los relatos de Chambers fueron la fuente de inspiración para algunos elementos de True Detective. Fuente: fabulantes.com

Dejando de lado el tono neo-noir, hay un aspecto que enriquece bastante a la serie, y que sería una lástima no tocar, lo paranormal. Hay una especie de realismo mágico en True Detective, y lo aprovecha muy bien a través de tres elementos: las visiones de Rust, las continuas referencias al vudú y al paganismo, y el cariñoso homenaje al señor Robert William Chambers, en cuyos relatos nacieron tanto “El rey de amarillo” como “Carcosa”, y que junto a un tal Lovecraft fue uno de los autores más importantes de la literatura fantástica norteamericana. No nos engañemos, la atmósfera de la serie por lo general es bastante realista, pero envuelta en una neblina que convierte al misterio en algo único.

Si esta serie es buena, es en gran medida gracias a sus personajes, empezando por la dupla protagonista. Rust Cohle es, en sus propias palabras, “un realista, pero en temas filosóficos soy lo que se llama un pesimista”. El detective más inteligente y metódico de la Policía Estatal de Luisiana, con un tormentoso pasado familiar y profesional, que con el paso de los años le ha convertido en un nihilista, cínico y ateo convencido.  Su obsesión por atrapar al asesino le hace poner en práctica sus grandes conocimientos, fruto a su vez de una labor de investigación fundamentada en el trabajo a destajo, un estilo de vida casi ermitaño, y en no tener cortapisas a la hora de resolver las pesquisas. De hecho, es Rust quien elabora un relato del asesinato más fundamentado en sus propias cábalas que en las pruebas objetivas, y arrastra a su compañero, a la investigación y a la trama de la serie con él, lo que le granjea no pocas críticas por parte de sus superiores, o incluso las sospechas de algunos compañeros. Está interpretado por un McConaughey brillante, que vivió una auténtica transformación en su carrera tras éste y otros trabajos en el cine (Dallas Buyers Club, El lobo de Wall Street, Interstellar… ).

Martin Hart también se define a sí mismo con una oración reveladora: “Un tipejo corriente con un buen pollón”. Es el tipo campechano, familiar, que gusta de disfrutar de una cerveza con los amigos, y que sabe hacer bien su trabajo. Se da el lujo de criticar la conducta pesimista de Rust, poniéndose continuamente como baremo de “persona normal”, y le sacan de quicio las divagaciones filosóficas de su compañero. Pero a medida que pasan los capítulos, la realidad es otra: Martin es un hombre inseguro, en plena crisis de la mediana edad, bebedor y con accesos de violencia. Tanto presume de ser una persona familiar, cuando por detrás engaña a su mujer y desatiende a sus hijas, con quienes acaba teniendo graves problemas de comunicación, en especial con la mayor. Su rol lo asume Woody Harrelson, secundario de lujo en No es país para viejos, Bienvenidos a Zombieland y La delgada línea roja, y protagonista en El escándalo de Larry Flint y Asesinos Natos.

15

Marty y Rust. Fuente: screenqueens.wordpress.com

A pesar de que la relación entre ambos personajes pivota constantemente entre la confianza y el desprecio mutuo, también comparten dos rasgos interesantes. Si nos fijamos, tanto Rust como Martin tienen sentido del deber y quieren resolver el caso, aunque en el caso del primero ese deseo esté barnizado con cierto carácter obsesivo, y en el segundo queda coartado por la jerarquía de mando y sus propias circunstancias personales. Por otro lado, ambos se ven con dificultades para comunicarse, con lo mencionado en el párrafo anterior sobre Hart, y la sensación de lejanía de Cohle respecto al resto de personas por su carácter y las desgracias de su pasado.

Hay una amplia gama de secundarios, unos bastante complejos, otros que no pasan de simples estereotipos, de mayor o menor importancia para las diferentes tramas y subtramas. Hay chulos, prostitutas, drogadictos, camellos, traficantes. La que nos parece más interesante es la esposa de Martin, Maggie (interpretada por Michelle Monaghan). Es una mujer con carácter, sumida en un rol de esposa y madre que la ahoga en preocupaciones, y las infidelidades de su marido, así como la actitud del mismo, no mejoran la situación. Ve en Rust una novedad, alguien con quien hablar, una vía de escape. Su evolución como personaje aporta bastante a la serie, al ser casi una figura mediadora entre ambos protagonistas y, al mismo tiempo, independiente.

El paisaje es otro elemento de gran importancia, no está solo para “hacer bonito”. Fukunaga y su director de fotografía Adam Arkapaw (echadle un vistazo a su trabajo en la nueva adaptación cinematográfica de Macbeth) convierten al bayou, a las fábricas, a los barrios chabolistas y a los bosques en elementos de la narración, que contribuyen a la construcción del relato de Pizzolatto. Cuando vemos las tomas aéreas de los ambientes de Luisiana, es para reforzar la idea de que el asesino está escondido en un laberinto, en algún lugar de entre los cientos de kilómetros de agua y bosque. Cuando Rust y Martin están en un pequeño barco en medio de los pantanos, se puede entender que también se expresa la soledad de su investigación y de sus vidas. El magistral plano secuencia en el que Cohle debe de huir de un fuego cruzado junto con un posible contacto enfatiza continuamente la sensación de peligro, la enorme tensión de la situación. Y todo, absolutamente todo de lo que se muestra en Carcosa intenta provocarte la misma incomodidad e inquietud que sufren los protagonistas.

N4MTOVy

Fuente: andysowards.com

bed8820e8

Fuente: theatlantic.com

¿Hay temas en True Detective, más allá de los propios del género policíaco? Pues sí, hay dos que merece la pena reseñar: el efecto del tiempo y la redención. El primero es evidente, la serie pivota constantemente entre los años 1995, 2002 y 2012, y resulta evidente el paso del tiempo y de los acontecimientos en los personajes. Martin engorda, pierde pelo y se acaba distanciando de su familia, mientras que Rust acaba acusando una década de malos hábitos, ya que parece el doble de anciano que su compañero. Los personajes de la serie evolucionan constantemente, intentan realizar cambios en sus vidas (uno quiere ser mejor marido y esposo, otro mantiene una relación seria por primera vez tras su divorcio), fracasan, lo vuelven a intentar, etcétera. La misma relación entre los protagonistas es bastante variable, desde la cercanía hasta el choque de personalidades, del conflicto abierto a la camaradería. Y su relación con el caso pasa factura, los acontecimientos del pasado salen a relucir en los interrogatorios que, en última instancia, son el armazón a través del cual se articula la historia. Ningún caso está cerrado del todo, ni tampoco todos los asuntos están plenamente resueltos.

Aquí entra el segundo elemento (SPOILERS): A pesar de sus defectos, Martin y Rust tienen cierto sentido de justicia, y cuando en los últimos capítulos son conscientes que todavía quedaba un asesino libre, lo toman como una deuda que ha de ser saldada. Dejan a un lado todas las disputas del pasado, y tirando tanto de los contactos de uno como de la inteligencia metódica del otro, resuelven el misterio principal de la serie. Martin además consigue acercarse a su familia, y Rust se ve capaz de pasar página y reconciliarse con la humanidad. Es, a falta de un término mejor, un final feliz.

Finalmente, y como breve apunte, también hay constantes referencias a la religión y a sus creyentes, fruto de un elemento autobiográfico de Pizzolatto. Él fue testigo de cómo se vive la religión en el sur de los Estados Unidos, de la importancia que tiene para algunas personas, y eso queda reflejado en la serie. Para empezar, ambos protagonistas expresan puntos de vista antagónicos, ya que uno es abiertamente ateo y con opiniones mayoritariamente negativas hacia la fe, mientras que Martin es creyente, por lo cual sus diferencias salen a relucir en más de una ocasión. También hay otra contraposición, entre la Iglesia “popular”, representada en un predicador y sus feligreses rurales, y la Iglesia “institucional”, poderosa en contactos y presupuesto, con tentáculos por todas partes, y que en cierta manera es un villano más en la historia. Más que a la fe en sí, Pizzolatto parece criticar unas organizaciones que hacen mucho dinero y actúan impunemente, a costa de las esperanzas de seguidores bienintencionados.

tumblr_n6eisuBf0R1txrhzpo1_500

Por supuesto, no es una serie perfecta. Pero sin duda alguna merece la pena ser vista, comentada y analizada, como un gran ejemplo de lo alto que puede llegar la televisión si tiene un buen presupuesto, una buena idea, y unos buenos actores. Lástima que sólo dure ocho episodios. Y que tuviese que salir su segunda temporada.

PD: No podría terminar este artículo sin mencionar su excelente opening, con música de The Handsome Family que podría ser, junto con este y este, de los mejores que se han hecho para TV.

BIBLIOGRAFÍA

-Fichas en Imdb, Filmaffinity y Rotten Tomatoes:

http://www.imdb.com/title/tt2356777/

http://www.filmaffinity.com/es/film930727.html

https://www.rottentomatoes.com/tv/true-detective/s01/

-Entrevista a Nic Pizzolatto en El País:

http://elpais.com/elpais/2014/10/23/eps/1414065414_834807.html

-Sobre la Edad de Oro de la TV:

¿Por qué vivimos una Edad de Oro de las series?