Jim Morrison: Una monografía

Por Adrián Besada Filgueiras

                                          ¿QUIEN FUE REALMENTE JIM MORRISON?

La poesía reniega del rock, el cantante de la famosa banda de los 70’s “The Doors” más allá de su música.

1.VIDA

7e299195bb4768454d568305431f15188b58cf8f

Fuente: feedfloyd.com

Nació el 8 de diciembre de 1943 en Melbourne , Florida. Hijo de Clara Virginia Clarke y del futuro almirante George Stephen Morrison (almirante del primer navío nuclear). Tuvo una hermana, Anne Robin, nacida en 1947 ; y un hermano, Andrew Lee Morrison, que nació en 1948.  Con su padre en la Marina de los Estados Unidos, la familia se mudó a menudo.

En 1949, cuando tenía cuatro años de edad, supuestamente fue testigo de un accidente de coche en el desierto, en la que una familia de nativos americanos resultaron heridos. Se refirió a este incidente en la canción Peace Frog del álbum de 1970 Morrison Hotel, así como en Dawn’s Highway y Ghost Song. Morrison declaró que este suceso fue el evento más formativo de su vida, e hizo repetidas referencias a él en sus canciones, poemas y entrevistas.

Abandonó sus estudios en la escuela fílmica de la U.C.L.A. (Universidad de Los Angeles) estudiando en la misma generación que el famoso cineasta Francis Ford Coppola quien, años después, utilizaría el tema The End, como soundtrack de introducción para su película ambientada en la guerra de Vietnam , titulada: “Apocalypse Now”.

023-apocalypse-now-theredlist

Fuente: jonathanrosenbaum.net

En este período universitario también conocerá al compañero con el que formaría una banda de rock, Ray Manzarek, a quien había conocido en la universidad. Pensaron en el nombre de “The Doors” para el grupo. Desde las primeras actuaciones se hizo muy popular.

Poeta de vocación, escribía sobre la muerte recurrentemente. Se dice que Jim Morrison tenía un alto coeficiente intelectual: 149. Aunque este no está comprobado en las pruebas de IQ de aquellos días, es cierto que Jim leía textos complejos para la mayoría .Su poesía tenía influencias de los escritores “malditos”, se interesa por la obra de autores como Friedrich Nietzsche, Jack Kerouac, Charles Baudelaire o William Blake, entre muchos otros. Un profesor de Jim incluso relató después a sus biógrafos que iba a la biblioteca del congreso para ver si existían algunos de los libros que Jim decía leer.

Morrison desarrolló una dependencia con el alcohol. En sus actuaciones provocaba el escándalo permanente, borracho y exhibicionista le costó pagarlo con varios arrestos y cancelación de actuaciones. Fue reconocido como improvisador de pasajes de poesía mientras la banda tocaba en vivo.

Fue detenido por agresión a policías y en una ocasión, por intentar masturbarse en público. En 1971, a la vez que publicaban “L.A. Woman”, Morrison se retiró a París con su esposa Pamela Courson, y fue hallado muerto el 3 de julio de ese mismo año. Está enterrado en el Cementerio Père-Lachaise, de la capital francesa. Su tumba es aún frecuentada como un lugar santo y día a día recibe el homenaje y recuerdo de sus incondicionales fanáticos.

2.THE DOORS

128529491__415258c

Fuente: taringa.net

En 1965, tras graduarse en la Universidad de California, tuvo un encuentro casual con Ray Manzarek , ex compañero de clases en la universidad y también músico (que estaba frente de la banda Rick and the Ravens). Como un medio de difusión para su poesía, Jim le mostró un par de trabajos a los cuales él creía se le podía musicalizar. Manzarek le pidió que le cantará alguno y Jim sentado en la suave arena de Venice entonó los primeros versos del poema denominado Moonlight Drive . Al escucharlo, Manzarek aceptó formar junto con él una banda de rock “para ganar un millón de dólares”, como ya siendo famosos comentarían. Después de varios cambios en la alineación de la banda, terminaron conformando a The Doors con Manzarek en los teclados, Robby Krieger en la guitarra y John Densmore en la batería (estos dos últimos procedentes del grupo The Psychedelic Rangers).

El nombre The Doors, está inspirado en una cita de W. Blake : «Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito», y así quedaría reflejado también en el título de un ensayo sobre la mescalina y la percepción artística de Aldous Huxley, inspirado también en la cita anterior, “Las Puertas de la Percepción”.

image_1165_1_57239

Fuente: feedfloyd.com

Después de dar muchos conciertos por locales de Los Ángeles, consiguieron un contrato para tocar en un bar conocido como “Whisky a Go Go”. Noche tras noche tocaban sus temas más populares, entre los que se encontraba una larga canción compuesta a base de improvisaciones denominada “The End”, Morrison añadía o quitaba en ella versos a placer, dependiendo de su estado de humor. Una noche, después de haber consumido grandes cantidades de alcohol, marihuana y LSD, tuvo que ser llevado por sus compañeros de banda casi a rastras hacia el bar, de alguna forma lograron hacerlo cantar. Al llegar a la interpretación de The End y, tal como lo hacía todas las noches, improvisaba sobre la música de esa canción, mas aquella noche habría de terminar formando parte no sólo en la leyenda de The Doors sino en la del la cultura rockera en general cuando Morrison diera su, muy original versión acerca de la tragedia del personaje griego Edipo quien, por azar cruel del destino, terminara matando a su padre y desposando a su madre. Morrison lo dijo así:

-Father? (¿Padre?)
-Yes, son? (Sí, hijo.)
-I want to kill you… (Quiero matarte.)
-Mother? (¿Madre?)
-I want to… fuck you!!!. (Quiero… ¡follarte!)

Esta parte de la canción esta inspirada en la mitología griega de la gran tragedia de “edipo rey” quien por una maldición mata a su padre y tiene relaciones sexuales con su madre.

d

Fuente: salamancartvaldia.com

Para el dueño del local aquello fue demasiado y terminando la función les echó del local,  Paul Rothchild, productor y por aquel entonces dueño de la empresa discográfica Elektra Records, se encontraba allí aquella noche y siguió al grupo hasta la puerta trasera, donde les mostró su admiración y les propuso grabar un disco cuanto antes.

En 1967 el grupo publicó su primer álbum llamado simplemente The Doors. Fue con el sencillo Light My Fire (escrito íntegramente por Robbie Krieger) que la banda tocó la estratosfera y se mantuvo varias semanas a la cabeza de popularidad en la revista Billboard, en el famoso verano del amor de 1967.

Es importante hacer notar que Morrison abandonó la carrera musical en su momento de mayor popularidad, y cuando The Doors estaba convirtiéndose en el único grupo norteamericano que competía con éxito con las grandes bandas como The Beatles o The Rolling Stones.

Cuando editan su tercer álbum, “Waiting for the Sun” (1968), ya eran considerados como el mejor grupo de rock norteamericano de la historia. Sus siguientes trabajos no tuvieron una fuerte acogida, en gran parte a que Morrison comenzaba a sentir cierta apatía hacia el mundo del rock, hasta que en 1970, con “Morrison Hotel”, el cantante vuelve a poner toda la carne en el asador para firmar uno de los mejores discos de la banda. A finales de 1970 Morrison estaba cansado de su papel de estrella de rock y prefiere ser reconocido como poeta.

En 1978 los restantes miembros del grupo comenzaron a buscar las cintas que Morrison había grabado recitando su poesía. Tras encontrar este material se pusieron manos a la obra y las pusieron música. Se edita así “An American Prayer”.

3.LA POESÍA DE MORRISON

Podemos definir la misma como “poesía del caos”, una poesía difícil y a veces inconexa que trasciende la propia literatura. Su etapa como poeta comienza cuando decide abandonar The Doors e irse a vivir a París, donde encontraría,  o mejor dicho se reencontraría con las libertades y barreras con las que se encontraba en Estados Unidos, Europa era su lugar, así como lo fue el de Boudelaire o Rimbaud.

Cartel_WhenYouAreStrange__WEB

Fuente: feedfloyd.com

Podemos definir al mismo con un extraño juglar ambulante, ya acabado por las drogas y sobre todo el alcohol. Su poesía se publica de forma póstuma y ayudan a enriquecer su mito y figura mucho antes de la publicación de la película autobiográfica de Oliver Stone “The doors” de 1991.(criticada) Su poesía, al igual que afirman en algunas entrevistas sobre su música (Las cuales aparecen, junto con gran cantidad de imágenes inéditas en la película-documental “When you’re strange”), no pretende reflejar aspectos sociales, se refiere al arte en si misma, la belleza mucho más allá de lo sensible.

The lost tapes

En uno de sus habituales paseos por la estrecha calle de St-Germain des-Près, en París, Jim Morrison descubrió un día un estudio de grabación; volvió allí el 16 de Junio de 1971, a escuchar su reel-tape de las sesiones de poesía que había grabado en los Elektra Sound Studios de La Cienaga, Los Angeles, en Marzo de 1969.

the-lost-paris-tapes-and-extras-5543504c98b4b

Fuente: feedfloyd.com

De la que salió para conseguir algo que beber se encontró a un par de músicos callejeros, un par de jóvenes americanos, que estaban tocando enfrente del Café de Flore. Decidió aprovechar la ocasión para invitarles a unas copas, y posteriormente esa misma tarde decidió llevárselos al estudio de grabación al que había acudido aquel mismo día para grabar una pequeña sesión musical.

Cuando Jim y los dos músicos llegaron al estudio ya era bastante tarde y todos ellos estaban bien borrachos. Morrison le dijo al ingeniero de sonido que venía con su propia banda, “Jomo And The Smoothies“, pagó por una hora de grabación y la cinta se puso a grabar, durante sólo 14 minutos. Después de eso escucharon la cinta, y ya no se volvió a poner otra, pues se dio por finalizada la sesión.

El ingeniero de sonido le dio a Morrison la Master Tape (sobre la que Jim apuntó “Jomo And The Smoothies”) y este la guardo junto a su reel-tape de poesía en una bolsa de plástico.
Salieron del estudio y se separaron, pero dado que Jim quería beber mas alcohol, y llevaba consigo las cintas originales (no debemos olvidar que la cinta de poesía de Morrison era la Master Copy original de los archivos de Elektra Records), el riesgo de perder las cintas por algún bar posteriormente era muy grande.

Por lo tanto decidió visitar a su amigo Philippe, uno de sus amigos parisinos, que vivía afortunadamente justo en la vuelta de la esquina. Tomaron unas bebidas juntos, y cuando Jim se iba grito desde el ascensor “I’ll pick the bag up later, just keep it for me!”.

Jim Morrison jamás regresó al apartamento para recoger las cintas, y Philippe nunca le volvió a ver. En menos de tres semanas Jim Morrison habría muerto.

4.JIM MORRISON: EL MITO

Sus primeros conciertos los hizo dando la espalda al público . De hecho, se ha asegurado que Jim Morrison sufría un problema de TLP (Trastorno límite de personalidad, o BDP, Borderline disorder of personality). Esto le llevó a tomar drogas antes de cada concierto. Fue tanto el impacto que tuvieron en él las drogas, que hicieron que se volviera un experto en el tema, en especial con el peyotl, interesándose en el chamanismo. Incluso escribió un tratado sobre las drogas . También se dice que se caracterizaba por sus pequeños bailes al estilo indio-chamanista, y que al llegar a la ciudad de Los Ángeles, vio la muerte de un indio en un accidente. La leyenda dice que si ves a un indio morir, su espíritu se entorna hacia a ti, que fue lo que le habría pasado a él.

Su actitud provocadora en escena, perturbando el orden público, hizo que sus conciertos fueran prohibidos en varias ciudades de los Estados Unidos. El 1 de marzo de 1969, a raíz de una actuación en la que algunos asistentes, aunque no hubo pruebas gráficas fehacientes, afirmaron que enseñó su pene y simuló una masturbación (entre otras cosas), fue llevado a juicio; en 1971, ante el riesgo de ser condenado a prisión, decidió abandonar la música y radicarse en París, donde se dedicaría por completo a su mayor inclinación: la poesía.

12384

Fuente: feedfloyd.com

Con su nombre completo, James Douglas Morrison Clarke, ya había publicado dos pequeños libros de poemas de elevado lirismo y singularidad: The Lords (Los Señores) y The New Creatures (Las Nuevas Criaturas); así como un poema extenso “An American Prayer” (Una oración americana), repartido entre los seguidores del grupo en un concierto y a raíz de la muerte de Brian Jones, guitarrista de los Stones, quien murió ahogado en una piscina a causa de una sobredosis con drogas. Estos libros tienen la complejidad de poder leerse como filosofía y, por momentos, como ensayos sociológicos o manifiestos conceptuales.

El 3 de julio de 1971 Jim Morrison fue encontrado muerto en la bañera de su piso del Barrio del Marais en París, Francia, donde vivía junto a su pareja y amante, Pamela Courson (aunque existen muchas otras versiones sobre su muerte, pero también se ha especulado en los últimos años que murió de SIDA por el estilo de vida que llevaba, sin embargo, la enfermedad no era conocida por aquellos años). No hubo autopsia, pero se declaró que murió por un paro cardíaco, según su acta de defunción. También se pone en duda su muerte, ya que sus tarjetas de crédito y pasaportes aún siguen vigentes, ya que poco tiempo antes de morir él así lo especificó en un testamento. Los únicos que vieron su cuerpo fueron su novia y un médico que ya no ejercía . Otras versiones dicen que murió de una sobredosis de cocaína (droga a la que era muy aficionado) en los lavabos del parisino Rock´n´Roll Circus y posteriormente trasladado a su casa.

El epitafio de Jim Morrison está escrito en griego antiguo (Kata ton daimona eaytoy) y se puede traducir como “cada quien su propio demonio”.

Jim Morrison consumía varios tipos de drogas: (LSD, cocaína, cannabis y peyotl) , siempre defendió el uso de estas drogas psicoactivas. Sin embargo, jamás se inyectó heroína, principalmente porque tenía diagnosticada una fobia a las agujas.  Se dice que la cocaína era la droga de su predilección por el efecto “acelerador”. Sin embargo Jim Morrison utilizó drogas naturales para alcanzar un punto de tranquilidad y paz, tal y como lo había propuesto la comunidad hippie.

fe

Fuente: salamancartvaldia.com

Varios años después de la muerte de Jim Morrison se realizaron muchas especulaciones: varias personas afirmaban haber visto al conocido “rey lagarto” en un café de París y también fue presuntamente visto en sitios de mala reputación de la ciudad de Los Ángeles vistiendo un atuendo de cuero completamente negro, aunque estos rumores nunca fueron comprobados. Las zonas en que se describe haber visto a Jim Morrison son frecuentadas por el underground y la comunidad gay de Los Ángeles. También se ha dicho que, después de su muerte, una persona que vestía como el cantante y alegaba ser él mismo, sacaba dinero con cheques a su nombre.

Ray Manzarek declaró:
“Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte – creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés – y poniendo un saco de ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta – África, quien sabe – ese tipo es Jim Morrison. Él sí sería capaz de llevar todo esto a buen puerto”.

            Jim Morrison murió a los 27 años al igual que otros famosos artistas rockeros como Brian Jones, Kurt Cobain, Robert Johnson , Jimi Hendrix y Janis Joplin. Se especula y existe algún archivo, alguna rareza, en la que podemos escuchar una voz balbuceante sobre lo que parece ser Jimi Hendrix a la guitarra.

5.MÁS ALLA DE SU MUSICA: Greil Marcus – Escuchando a los Doors

Greil-Marcus

Fuente: christandpopculture.com

Para escuchar todo lo que Marcus escucha en The Doors (libertad, promesas incumplidas, domesticación, terror), conviene tener a mano las grabaciones referenciadas. Por supuesto, el arsenal no se limita a las tomas congeladas en su discografía de estudio, sino que abunda el meticuloso análisis de registros procedentes de bootlegs, con especial atención a la cuádruple (y mugrienta, a menudo indigerible) colección de directos Boot Yer Butt: The Doors Bootlegs (Rhino, 2003). A Marcus le interesa especialmente  la creación en tiempo real, lo imprevisible de los shows en vivo; las insinuaciones de una determinada inflexión vocal, de un dibujo de órgano o guitarra que se sale del camino y hace chirriar la canción, extraviándola o empujándola con éxito. Se apunta en las primeras páginas, cuando el autor abraza el concepto de “arte termita”, acuñado por el pintor y crítico Manny Farber, para referirse a las imprevisibles acometidas de The Doors ante el público: “un arte que explora su camino a través de los muros de la particularización, sin signo de que el artista tenga ningún objeto en mente más que socavar los confines inmediatos de su arte y convertir dichos confines en las circunstancias del siguiente objetivo (…) arte sin dirección ni propósito, arte por deseo, por ganas, instinto e impulso”.

            Desmotadas las canciones, Marcus  prosigue con el juego, con el merodeo. Éste puede consistir en deslizar “L.A Woman” (Blade Runner protagonizada por Charles Bukowski en lugar de Harrison Ford”) entre las páginas de “Vicio Propio”, la novela de Thomas Pynchon, y observar como ambas dan forma a un enorme mural: la ciudad de Los Angeles en 1970 convertida en un lujoso palacio en ruinas. O en postular que “End Of The Night”, de 1965, auguraba las dos matanzas inducidas por Charles Manson (responsable de los asesinatos de la familia de Roman Polansky), tres años después. O en apuntar cómo Elvis Is Back! (1960), el álbum de reaparición de Elvis Presley tras su paso por el ejército, puede escucharse como un fantasma que serpentea entre la voz de Jim Morrison en una actuación en el programa de Ed Sullivan, en 1967.

            Pero contraataca con una chocante reivindicación de The Doors(1991), el biopic de Oliver Stone que reflejaba en un monstruoso espejo deformante toda la mi(s)tificación de los sesenta como marco cronológico y como paraíso artificial: “(…) en la película, y en la vida real, The Doors crearon mitos y se convirtieron en sus víctimas al instante: como lo era la gente que más de veinte años después hacía cola para ver cómo sucedía”.

            El incontenible esfuerzo del crítico se despliega con su mayor intensidad en el capítulo dedicado al tema “Twentieth Century Fox”: veintidós páginas, de las que apenas un par se sumergen en la canción como pura composición musical. Marcus prefiere aprovechar el espacio para tirar del hilo, extendiendo una densa reflexión sobre la naturaleza de la cultura pop (o “la cultura folk del mercado moderno”) que le lleva de Roy Lichtenstein al artista escocés Eduardo Paolozzi, y de Chuck Berry a una campaña publicitaria de iPod. Un capítulo que contiene todos los excesos y aciertos de un ensayo que se desperdiga por demasiados caminos. Aun así, no conviene dejar pasar sus abundantes notas al margen: este es un libro que se nutre de muchos otros libros, películas, discos y canciones, por lo que no se agota en el epílogo. Invita a seguir rastreando en los numerosos complementos referenciados, o a revisitarlos bajo una posible nueva mirada. Exactamente lo mismo que sucede con la música de The Doors.

 

BIBLIOGRAFÍA

-HOPKINS, Jerry (2005), El rey lagarto. Lo esencial de Jim Morrison (2ª Edición). Grupo Editorial Tomo.

-MARGUS, G. (2012), Escuchando a The Doors. Contra Ediciones.

-MORRISON, J. (2013), Los señores. Las nuevas criaturas. Espiral.

-SUGERMAN, D., HOPKINS, J. (1996), Jim Morrison: Nadie sale vivo de aquí. Celeste Ediciones S. A., Torrejón de Ardoz.

    -http://elpais.com/diario/1996/07/03/cultura/836344802_850215.html

  -http://www.abc.es/cultura/musica/20150704/abci-mitos-muerte-morrison-            201507031716_1.html