SUSANA SAAVEDRA: “Queremos que se respete nuestra música y a nosotras como músicas. Que nuestro mensaje sea nuestra música.”

_MG_0194

Fotografía; Laura Dalama.

En nuestras Conversas Bárbaras añadimos otro fichaje, surgido de la charla en el bar Malandro, en Compostela. Es Susana Saavedra, voz de Agoraphobia, a la cual le quitamos una hora de su tiempo. Todo lo que cuenta lo hace en nombre del grupo, por si acaso surgen malas interpretaciones. Música, historia del grupo, papel de la mujer… Esto y más. Con todo, ¡incluso se nos han quedado ideas fuera! Lo que no queda sin mencionar son los restantes conciertos del tour agoraphorébico; Run, Baby, Run.

16 de marzo; SFS Party West Tent Brush Square Park, en el SXSW de Austin

16 de marzo; Karma Lounge, en el SXSW de Austin

18 de marzo; Lucille, en el SXSW de Austin

25 de marzo; Sala Son, en Cangas

26 de marzo; Con do Moucho, en A Illa de Arousa

02 de abril; Zona Zero, en Caldas de Reis

08 de abril; Sala Karma, en Pontevedra

15 de abril; La Fábrica de Chocolate, en Vigo

Agradecemos la ayuda recibida por parte de Jacobo Lamas Luaña y Miguel Arroyo Saco

¿Qué es Agoraphobia?

Agoraphobia es jugar con el concepto propio de la palabra, ese miedo a los espacios abiertos, a las multitudes. Entonces nosotras siempre nos estamos enfrentando, cuando hay un concierto, tanto a espacios abiertos como a multitudes. Jugamos con esa controversia. Se puede decir que el nombre no es nuestro fuerte, pero optamos por él cuando estábamos empezando y bueno, ¿por qué cambiarlo?

…los directos no tienen nada que ver con las grabaciones,…Ahí lo damos todo, es nuestra esencia, y no dejan indiferente a nadie.

¿Por qué la gente os tiene que escuchar, ir a vuestros conciertos, y a comprar los discos?

Si os gusta la música, y, dentro de la música, el garage y las cosas cañeras, deben de escuchar a Agoraphobia. Para empezar, tienen que ir a vernos, porque los directos no tienen nada que ver con las grabaciones, con los discos. Los directos son muy importantes. Ahí lo damos todo, es nuestra esencia, y no dejan indiferente a nadie.

Por los discos, están muy guay. Además, también jugamos con los diseños, ya que nunca enseñamos nuestra imagen en los discos, algo que consideramos importante. Tener algo físico, tangible, es importante. Llamadme antigua, pero a mí me gusta tener un disco, ponerlo y escucharlo. Es la herramienta indispensable para llevar en el coche.

No podemos considerarnos independientes, ya que no hacemos nada que no estuviese inventado antes. Dicho esto, tampoco estamos dentro de lo comercial. Podemos decir que tenemos un sonido bastante setentero, un sonido sucio

– ¿Cómo os clasificáis? Si tuvieses que presentar a alguien lo que es la banda, ¿qué tema elegirías?

Nosotras tenemos un sonido bastante propio. No podemos considerarnos independientes, ya que no hacemos nada que no estuviese inventado antes. Dicho esto, tampoco estamos dentro de lo comercial. Podemos decir que tenemos un sonido bastante setentero, un sonido sucio. Nos gustan mucho los pedales, además de jugar con la distorsión, con ese sonido sucio, y la sencillez de nuestros temas, la cual valoramos mucho. En cuanto a la voz, puede que sea un poco más comercial, una voz más suave acompañada – cuando se produce – de coros, si la comparamos con el sonido de las guitarras. Sinceramente, pensamos que encaja muy bien.

En este sentido, hay que decir que nos gusta el garage. No sé si entramos dentro de la actual definición de garage. Puede que, incluso, entremos más en la definición original que en la instaurada y existente últimamente. Sobre todo,  lo decimos por la parte de las guitarras, que sí que llevan ese punch garagero.

Creo que Night on the Living Dead nos define muy bien. En este tema es donde la batería demuestra todo su arte, el bajo es increíble, las guitarras son muy potentes y la voz – con los coros – suena muy bien.

¿Cuáles son vuestras influencias?

Tenemos influencias de la música de los 70. Escuchamos desde la adolescencia a grupos como Artic Monkeys o The Runaways. También son muchas las influencias de Queens of the Stone Age, así como grupos de los 90, como Elastica o Blur, entre otros. Destaco que nos gustan mucho los Artic Monkeys.

_MG_0810

Fotografía; Laura Dalama.

En general, los temas, son historias oscuras, de desconexión con la monotonía y gusto por el cine.

¿Cuál es el tema narrativo, o los temas, a los que más recurrís en las canciones?

Tenemos de todo. Tratamos mucho lo que es la desconexión de la vida monótona. Es decir, olvidarse de todo y desconectar de esa rutina de levantarte e ir a trabajar para hacer las mismas cosas. También nos gusta mucho el cine. Tenemos dos temas que tratan del cine de serie B, como son Melvin y Night on the Linving Dead. Algo más profundo puede ser Moonstruck. En general, los temas, son historias oscuras, de desconexión con la monotonía y gusto por el cine.

Dicho esto, no todas canciones tienen esa profundidad. Depende un poco de la composición. Un día podemos estar componiendo una letra chorra, más de cachondeo, pero, otra vez,  te pones y te sientas, con la finalidad de ver lo que nos sugiere la música, es decir, algo más trabajado. Nosotras primero hacemos la música y después las letras, ya que es difícil musicar una letra. Es más natural sacar un riff, uno o dos acordes y componer la letra. Pero, eso, necesitamos un tono o algo para empezar la letra. Es un orden más natural.

Pero, en  vuestros primeros pasos –la maqueta autoproducida “Mentir y Gobernar” –, sí que teníais un poso más reivindicativo…

Bueno, era la época del Bachillerato. Ahí es cuando se estudian las guerras, las revoluciones y estábamos un poco contagiadas. Además, cuando se tienen 16 años, ideas fijas, pocas. Entonces, te contagias de lo que ves a tu alrededor, y si que era también una etapa de la que nos rodeábamos de música punk, íbamos a conciertos… Vivimos un poco de todo esto,  cagándonos en todo aquello que no nos parecía bien.

Tuvimos la suerte de telonear a The Real Mackenzies, con 17/18 años, o también a Envidia Cochina, aunque, en la escena local, nos conocían nuestros padres y poco más. Debió de ser que éramos, en el punk, una novedad. Por aquí no se veía ningún grupo de chavalas que hicieran punk, lo que pudo atraer la mirada de los programadores.

Si antes componiendo en castellano estábamos a gusto, ahora lo estamos haciéndolo en inglés. No es cuestión de ideología, ni que quisiéramos ampliar el mercado.

Siguiendo con esa reconversión, también cambiasteis de idioma. ¿Por qué pasarse al inglés?

 No dominábamos tanto el inglés (risas). Simplemente, las influencias no son las mismas. El proceso de composición se basa en como uno se sienta de cómodo. Si antes componiendo en castellano estábamos a gusto, ahora lo estamos haciéndolo en inglés. No es cuestión de ideología, ni que quisiéramos ampliar el mercado. El proceso de composición es algo personal, y el estar a gusto con eso, pues influye. Puede que, también, haya influido el pasar de escuchar grupos estatales (La Polla Records)  a grupos internacionales (Queens of the Stone Age, Foo Fighters).

Cambio también se produjo en la formación de la banda original. En ese momento, ¿las que  permanecísteis –Susana y Aislinn – en la banda, se os pasó por la cabeza disolver el grupo?

Sí, porque fue una etapa en la que estábamos estudiando. No fue de las etapas más fáciles. Convivíamos, las que quedamos, con que éramos dos, y que las respectivas carreras nos exigían un poco más que al principio. Pero, bueno, después de lo hecho, con canciones ya creadas y un poco de nombre, sobre todo fuera de Galicia, decidimos permanecer.

– Pero, ¿sólo fue por esa presión académica, o por algún otro problema interno?

No, tenemos buena relación. Fue eso, una etapa muy complicada en los estudios. Para nosotras, al igual que nuestros padres que nos pagaban la carrera, lo principal era sacarla. Una opción tan respetable como otra cualquiera.

…una crítica constructiva, que te ayuda a venderte como producto, bienvenida sea. Pero, claro, la crítica estética no entra en el saco, ya que muy probablemente no se la hiciesen a un grupo de tíos.

De momento, todas las críticas de vuestro trabajo son positivas ¿Cómo encajaríais una mala crítica a lo que la banda pudiese pensar que está haciendo bien?

Hubo una mala crítica, una que nos hicieron en la primera edición de la Monkey Week. Lo peor es que no era una crítica musical, sino una crítica estética. Musicalmente, si hemos tenido alguna, puede que fuese a nivel personal, pero no en blogs o periódicos.

Si pasa, y es una crítica constructiva, que te ayuda a venderte como producto, bienvenida sea. Pero, claro, la crítica estética no entra en el saco, ya que muy probablemente no se la hiciesen a un grupo de tíos. Se la hacen a uno de tías. Entramos en la misma dinámica de siempre. Respetamos muchísimo que a la gente no le guste lo que hacemos, o que no seamos lo suficientemente profesionales. Siempre y cuando lo critiquen con argumentos. Debemos de matizar que no venimos del mundo del conservatorio, a excepción de la bajista.

_MG_0046

Fotografía; Laura Dalama.

Sin Vodafone, a lo mejor, nuestra manager nunca se hubiese interesado tanto por el grupo y, a lo mejor, sin ella, pues tampoco hubiésemos ido a Texas.

En el proceso de un mayor reconocimiento en el ámbito musical, ¿qué fue más grande; ganar el Vodafone yu Music Talent o dar el salto a Texas?

Saltar a Texas fue la hostia, pero Vodafone yu Music Talent fue la catapulta. A partir de ahí, empezamos a tocar con artistas conocidos, nos comenzamos a relacionar y, también la manager de ahora vio que teníamos cierto movimiento. Sin Vodafone, a lo mejor, nuestra manager nunca se hubiese interesado tanto por el grupo y, a lo mejor, sin ella, pues tampoco hubiésemos ido a Texas.

– El ambiente musicalmente hablando, de los EEUU, debe de ser muy distinto al de aquí…

Sí, está muy bien. El trato ya no es igual. Allá, cuando acabamos de tocar, nos dieron las gracias por haberlo hecho. Por el contrario, aquí, parece que la máxima es decir que estás tocando para mí. Sin embargo, allá parece que te dan  las gracias a causa de que los estás divirtiendo. Es otra perspectiva diferente, pero yo me divierto mucho aquí, desde el Port América hasta el bar Encontro de Barrantes, por ejemplo.

La verdad es que gustamos mucho en Texas, sobre todo a las bandas mexicanas. Esto está muy bien, ya que abre puertas al mercado de Latinoamérica. De hecho, nos invitaron, pero claro, esto conlleva una pasta, la cual no tenemos, aunque algunos medios digan que tenemos una manager rica. Eso es mentira. Somos bastante humildes, ya que, cada viaje, supone una inversión importante, tanto a nivel económico como personal, a causa de que todas tenemos trabajos. De ahí que para poder ir a tocar haya que pedir días, las vacaciones se utilizan para ir a tocar… Es mucho esfuerzo.

La relación entre un manager y una banda es como un matrimonio, es decir, se tiene que confiar muchísimo en la persona. Es compromiso mutuo…

Con respecto a la experiencia con managers, en vuestro caso con Patricia Hermida, ¿cómo debe de ser la relación banda-manager?

La relación entre un manager y una banda es como un matrimonio, es decir, se tiene que confiar muchísimo en la persona. Es compromiso mutuo, ya que una parte va a trabajar duro y la otra le consigue x cosas. Es confianza, no ya sólo a nivel profesional, sino a nivel personal. Para nosotras, nuestra manager es una más, nuestra colega, una Agoraphobia más.

A nivel productivo, si se es un grupo que empieza, pienso que es importante irte con alguien que demuestre profesionalidad en el sector, y no irte directamente con una agencia, cuando ni dios te conoce. Lo que pasa con las agencias es que tienen un montón de bandas, y el grupo estará en ese montón. Si les va bien, perfecto, sino para la banda no será lo mismo.

-¿Abogáis por familiares managers?

Por mi parte no lo recomendaría. Creo que los padres siempre van a tirar más por sus hijos que por el resto. Casi es mejor alguien ajeno, ya que te va a tratar a ti igual que al resto. Al fin y al cabo, somos un grupo y es lo mejor, otra cosa es que se trate de un/a  artista.

Nosotras no somos de sacar un disco, vivir de ese disco y después componer.

¿Tenéis interés por experimentar? ¿Os gusta o, por el contrario, tenéis  miedo a que no salga todo lo bien que hubieseis deseado?

Creo que no, que no tenemos miedo. Al contrario, cada día estamos descubriendo cosas nuevas. Ahora, nuestras guitarras se han hecho con un montón de pedales, también nuestra bajista. Nuestros temas no son un copia y pega. Cada uno tiene su propia identidad, son muy distintos entre ellos. Esto es así, porque, precisamente, nos gusta explorar, meter en cada tema algo diferente.

El futuro se nos presenta con mucho trabajo, pero contentas por ello. Además, ya estamos componiendo temas nuevos. Nosotras no somos de sacar un disco, vivir de ese disco y después componer. No, no es así. Componemos y cuando tenemos cuatro o cinco temas, si cuadran, grabamos, si no, seguimos componiendo. No hacemos vacaciones, componemos  cuando nos apetece, ya que, a lo mejor, estamos un mes sin componer.

 Y, ¿para cuándo el salto al LP?

Supongo que lo acabaremos haciendo, pero no es algo que nos muramos por hacer. Creo que, actualmente, lo que funciona mejor son, tanto los singles, como los EP’s. Son más fáciles de dirigir. Casi mejor hacer un disco cortito, ya que, ante la saturación de grupos, si te dan un disco, escuchas la primera canción, la segunda y si no te gusta, pues ya paras. Así, ante la corta duración, por lo menos escuchan las cinco canciones.

_MG_0130

Fotografía; Laura Dalama.

¿Qué opinión os merece la piratería y la música gratis en streaming?

A ver, vivimos en un país en el cual roba todo el mundo. Estamos acostumbrados a eso, ya que robar un bolígrafo en el trabajo no nos parece un delito, pero, sin embargo lo es, porque tú estás robando. Esto se puede extrapolar a muchos campos. En EEUU, la gente (la que puede), paga Neftlix. Aquí hay páginas tipo Pordede o Series.ly. Es una cultura diferente, de consumir gratis. La gente está acostumbrada y va a ser difícil sacarla de ahí. Yo también veo series o películas por esas páginas, porque es la cultura de aquí, pero evidentemente no estoy de acuerdo. A la hora de vender un disco, directamente no se vende.

En cuanto a la música gratis para un grupo como nosotras, que se está dando a conocer, sí que es importante. A lo mejor, para Taylor Swift no es importante, pero, para nosotras sí que nos compensa. Aunque recibamos una ínfima porción en, por ejemplo Spotify, sí que vale para que nos conozcan.

vivimos en un país en el que roba hasta el Tato. Se le ha puesto la cruz a la SGAE, pero hay otra gente que está robando.

Dadnos vuestra opinión sobre la SGAE, una institución con fama, y no precisamente buena.

Lo que es la teórica de la SGAE está muy bien. Es una protección de derechos de autor. Que han robado, sí, pero volvemos a lo de antes, a que vivimos en un país en el que roba hasta el Tato. Se le ha puesto la cruz a la SGAE, pero hay otra gente que está robando. Todos lo hacemos, y, al fin al cabo, en vez de culpar a la SGAE, ¿por qué no culpar a determinada empresa o entidad?

Por otro lado, es la única entidad de gestión. Podría haber otras, pero no las hay. Es la única que nos va a defender como autores. Tenemos que estar con ellos, ya que si no lo hacemos, no vamos a tener a ningún defensor. Conclusión; todos robamos.

¿Notáis  la subida del IVA cultural?

Sí, por supuesto.  Sobre todo fue que, cuando se subió el IVA cultural, empezamos a ir por lo legal a los conciertos. Entonces, sí que se nota. Pero, ante esto, siempre hay que ir por lo legal, si no que se lo pregunten a Lito, el de la Panorama.

– En este sentido, ¿pensáis que en España hay suficientes facilidades –número de salas, actitud de los sellos discográficos, políticas culturales… – para que un grupo pueda triunfar?

Sí que existen apoyos y ayudas, pero es jodido. A veces, es más fácil tirar por la ayuda de empresas, que no tanto por la ayuda pública. Al fin y al cabo, con la ayuda pública, si algo te cuesta x dinero, pues te puede cubrir una proporción de total, pero no todo. De ahí que buscar un sponsor, que se identifique contigo y trabajar con él, no es malo. Por lo menos, en este sentido, es más fácil. Hay que buscar fuentes de financiación. O se tira de lo público o de lo privado, porque con la compensación de una con la otra, siempre van a ocurrir ciertos conflictos

Hay promotores que no se molestan en hacer una investigación. Simplemente es el tirón de los medios de comunicación; si sales en ellos, bien, si no, pues nada.

Dentro del panorama musical estatal hay unas tendencias muy claras, y vosotras sois casi una excepción. ¿Qué opináis, por ejemplo, del indie genérico, que tanto triunfa entre la juventud?

Considero que en España existe un patrón de festivales, es decir, ¿qué grupos llenan salas? Pues Vetusta Morla, Lori Meyers o Love of Lesbian. Son grupos que atraen a gente. Entonces, se hace el festival con esos grupos para asegurarme a la gente. No se apuesta por nuevos grupos, ni se da oportunidad a nuevos estilos. Con esto, la disyuntiva está en, o hacer negocio, o dar un paso en la música, porque te gusta. Hay que preguntarse esto, ya que si te gusta la música y hace un festival, hay que apostar por nuevas bandas y estilos.

Incluso dentro de la música independiente hay mucha variedad. Hay bandas que encajan muy bien en una sesión vermú. No tienes que ir a ver siempre los mismos grupos. Yo iba a muchísimos festivales y dejé de ir por eso, porque es siempre lo mismo. No ofrecen nada nuevo. Se quiere ganar pasta, no ofrecer música. Esos grupos que se llevan van a llenar las salas.

Vivimos en un país en el cual, si tocaste fuera y has ido a x lugar, te llevan a sus festivales. Funcionan de igual forma que, en el currículum las prácticas en el extranjero, aunque fuese en el antro más inhumano, pero la persona en cuestión ha estado fuera. En ese sentido, somos un poco burros. Desde que fuimos a Austin tenemos un poco más de salida. Estamos encajando un poco más, a raíz de la atención de los medios de comunicación, pero nadie se interesó por nosotras cuando fuimos el primer año a la Monkey Week. Miento. Se interesó un promotor de México, pero de aquí nadie. Hay que decir que aquí hay gente que te respalda, y mucho.

Hay promotores que no se molestan en hacer una investigación. Simplemente es el tirón de los medios de comunicación; si sales en ellos, bien, si no, pues nada. No se mueven por la calidad musical, ni el estilo musical, ni tan siquiera porque al promotor le gustase. Se mueven por lo conocido que es el grupo, lo que le pueden ofrecer  cambio….La gente no se molesta en escuchar a las bandas. El acceso más fácil para conocer bandas son  las ferias, y muchos promotores pues ni van. Cuando haces esto, como se puede tener la cara de ofrecer festivales independientes, si siempre se está ofreciendo lo mismo, lo que escucha todo dios.

Cuando se organiza algo, a veces no se paran a pensar. Incluso me tengo encontrado con gente que organizaban, no festivales, pero si conciertos, que no tienen ni idea de música. Digo esto, porque cuando te ponías a hablar con ellos no sabían de música, ni conocían a nadie, excepto a nosotras, claro. De marketing y ventas podrían tener idea, pero de música no.

Se están haciendo patrones repetitivos, que saben que van a funcionar, pero no ofrecen nada nuevo. A veces, invirtiendo menos, y apostando más por la música, te puedes hacer diferente al resto, y eso es lo bueno. Te arriesgas, pero eres diferente, no entras en esa competitividad.

_MG_0183

Fotografía; Laura Dalama.

Queremos que se respete nuestra música, y, a nosotras, como músicas. Que nuestro mensaje sea nuestra música.

¿Cómo  veis el papel de la mujer en la música?

 Pues como en todos los lados. Le falta mucho por recorrer. Estamos a años luz de poder ser consideradas en un mismo nivel, un nivel igualitario. Parece que hemos evolucionado, pero  aún no nos hemos damos cuenta de que hay un machismo que no somos capaces de arrancar, que es el peor de todos.

 Es un tipo de machismo que lo vemos como algo normal, algo como que, una mujer tenga que ir bien vestida, bien combinada, instrumentos a juego con los vestidos… No debe y no tiene que ser así. ¿Por qué cuando un tío se quita la camiseta no pasa nada, pero si lo hace una mujer, es realizar un acto reivindicativo? La mujer enseña las tetas, mientras que el hombre se saca la camiseta. Otro ejemplo; a nosotras se nos exige más que a un tío, sólo por el hecho de ser una mujer. Esto no significa que la persona que lo exija crea que sea machista, y eso es lo peor de todo. Está tan arraigado que no nos damos de cuenta. Se ve como algo “natural” que la mujer tenga que dar más que el hombre, y cuidado con fallar porque que nos miran con lupa. A este nivel se ha evolucionado muy poco, ya que existe ese tipo de machismo, que no nos deja avanzar y nos juzga el doble que a los hombres.

Joder, pues no, si te paras a analizar todos los campos de artes, oficios etcétera, hay machismo.No hemos avanzado una mierda. No se puede aceptar, como si no pasase nada, porque sí que pasa. Ya no tenemos que poner la lavadora, pero si explicar por qué montamos un grupo de rock. En la música, y en el rock en particular, no se puede decir que se ha avanzado cuando sigue siendo algo novedoso que haya un grupo de tías.

Uno de los ejemplos es el supuesto atractivo físico, que “funciona” en todos los ámbitos. Una no puede ser dependiente del Zara si eres fea y gorda. Cuando tú das tu cara, vendes tu imagen. Tanto en un trabajo “normal,” como en uno artístico tienes que ser guapa o, al menos, tener un buen cuerpo o una voz peculiar. En el caso del hombre da igual que sea un Alice Cooper. La idea es que destaque en algo.

De todos modos no nos consideramos una banda reivindicativa en ese sentido. No vamos buscando llamar la atención. No queremos reivindicar en ningún momento que somos mujeres y hacemos música porque podemos hacerla al igual que los hombres. No. Esto lo damos por hecho, y por eso no hay por qué resaltarlo. La mayoría de los grupos femeninos van con esa idea, que es respetable, necesario y me parece estupendo, de cara a darnos cuenta de cómo estamos realmente. Simplemente nos gusta hacer música, tocar y no queremos meternos en ninguna ideología. Queremos que se respete nuestra música y a nosotras como músicas. Que nuestro mensaje sea nuestra música.

– Hay ciertas expresiones en los medios de comunicaciones, caso de “bandas de chicas” o “integrado exclusivamente por chicas.” Se repiten con otras bandas, como si fuese algo, anormal, exótico; ¿qué opináis? 

Creo que sirve para vender el titular, pero es lo que hablamos. Es tan “poco común,” que hay que utilizarlo, como titular, para que la gente se fije en ello. En vez de destacar la música, lo que se hace es destacar que son chicas, porque es algo novedoso.

(Read to Play) Son cinco canciones que no pasan indiferentes, potentes y muy pegadizas

Para ir terminando, contadnos alguna anécdota que recordéis.

En A Coruña nos contrató una empresa de moda para tocar en un evento. Hasta ahí, normal. Pero nos mandaron a tocar a la  Plaza de Abastos de A Coruña, concretamente a la del pescado. Las señoras vendiendo el pescado y nosotras allí, con los “amplis,” resbalándonos con el agüilla del suelo. Nos colocamos y esperamos a que nos dijeran cuando teníamos que tocar. Al evento venía el alcalde, de modo que nos dijeron que esperásemos a que llegara. Bien, vale. Lo gracioso fue que sólo tocamos justo cuando el alcalde pasaba por delante de nosotras. Aunque pudiésemos estar en medio de una canción, cuando el alcalde se iba, teníamos que parar. A las vendedoras no les hizo mucha gracia, ya que, o  se tocaba o no, pero hacer lo que estábamos haciendo no era de su agrado. No se podía ni comprar, ni vender. De hecho, subieron y, en mitad de una canción (cuando pasaba el alcalde), nos desenchufaron. A mí me quitaron el micrófono, a Sabela le desenchufaron el “ampli”.  Al final nos fuimos tocando dos canciones.

Ahora lo recordamos y nos reímos, pero, en su momento, lo pasamos muy mal. Temíamos que nos diesen con un atunazo en la cara. En resumen, un bonito show, y presenciado en primera persona.

Cerrando la entrevista, ¡vendednos vuestro último EP; Read to Play!

Es una patada en el culo, en general,  a todo el mundo. Es una bomba. Son cinco canciones que no pasan indiferentes, potentes y muy pegadizas

_MG_0729

Fotografía; Laura Dalama.