Una relación de amor-odio: El nacimiento de una nación

No todos los días se cumplen 100 años. Para un cinéfilo, como puede ser mi caso, una efeméride cinematográfica siempre, o casi siempre, es especial. Normalmente nos acordamos de fechas de nuestras películas favoritas o de las que consideramos que son las mejores que ha habido. Sin embargo este es un caso especial, porque se trata de una película muy curiosa, ya sea su temática o ya sea su importancia. Pase lo que pase, es una obra con una gran relevancia e influencia histórica en el cine. Se trata, como bien indica el título, de El nacimiento de una nación, película de David Wark Griffith. Hace un par de semanas, esta obra cumplió su centenario.

Birth_of_a_Nation_theatrical_poster

“Una de las películas más reverenciadas pero también más vilipendiadas”. Esto nos dice el periodista Joshua Klein (cuyo trabajo ha discurrido entre el Chicago Tribune o el Washington Post) sobre esta obra. Y con razón. La polémica que ha suscitado desde que se estrenó, un lejano 3 de marzo de 1915, hasta la actualidad no ha parado. Pero… ¿Por qué se trata de una película tan polémica? ¿Por qué es tan especial y tan importante? ¿Cuál es su influencia? ¿De qué trata la película? Preguntas y más preguntas que se podrían hacer al respecto de esta obra, y que se irán respondiendo poco a poco en este artículo. Así que, traten de acomodarse, hagan unas palomitas, cojan su bebida y disfruten de la película. O más bien, del artículo.

d_w_griffiths_1915_film_the_birth_of_a_nation_featured_a_character_very_similar_to_nathan_bedford_forrest

Por donde podemos empezar… Pues explicando de que trata El nacimiento de una nación. Lo más normal. Como bien indica su propio título, consiste en una obra que narra el nacimiento de los Estados Unidos en momentos claves de su historia como son la introducción de la esclavitud en el país, la Guerra de Secesión, el asesinato de Lincoln hasta la llamada época de la Reconstrucción (periodo inmediatamente posterior a la guerra civil que consistió en líneas generales, en abordar la reintegración de los estados secesionistas, la condición jurídica de los ciudadanos afroamericanos y la reconstrucción de la economía sureña, basada principalmente en la agricultura y transformarla en economía industrial). Se presenta a dos familias, del norte (los Stoneman) y del sur (los Cameron), que van narrando la historia, introduciendo una trama amorosa y contándose la obra principalmente a través de los criados de los protagonistas. La trama de la película se divide en dos partes bastante bien diferenciadas. En la primera parte, transcurre antes de la guerra, explica la introducción de la esclavitud en Estados Unidos, narra los sucesos familiares antes comentados y “termina” tras la Guerra Civil, donde se presenta a los esclavos y los abolicionistas (la Unión, el norte o como los queráis llamar) como los auténticos destructores del Estado y culpables de la contienda. La segunda parte sucede tras la guerra, como ya hemos comentado, en el periodo de la Reconstrucción. Y aquí es cuando llega la polémica más importante de la obra: D. W. Griffith presenta la historia del ascenso del Ku Klux Klan (Si, ese famoso grupo racista, del que hablaremos después) cuyos miembros son representados como auténticos, agárrense, ¡Héroes!, y que representan la unidad nacional. Fue una obra que tuvo un éxito comercial impresionante y que costó en su momento la cifra astronómica de 115.000 dólares de la época (Ojo, de la época, que era mucho) y utilizó a la friolera de 15.000 personas en la filmación de la película. Su duración inusual (más de 3 horas) también contribuyó a darle un punto diferente a este obra. Y cabe decir, para terminar, que está obra está fundamentalmente basada en la obra de Thomas Dixon, The Clansman: An Historical Romance of the Ku Klux Klan, que influyó de forma definitiva en la concepción de la iconografía.

thebirtofanation

Como ven, la segunda parte de la obra trajo de si un reguero de polémica enorme. Ya en su momento, en una sociedad estadounidense profundamente racista (estamos hablando de principio de siglo, un momento crítico el cual explicaremos después), encontramos focos de protesta e incluso prohibiciones de visionado de la película, principalmente en estados del noreste. Mucho tuvo que ver la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP), una organización creada por activistas multirraciales en 1909 que buscaba los derechos civiles de los ciudadanos afroamericanos, que puso mucho empeño en las protestas contra el estreno de esta película, provocándose disturbios en ciudades del noreste como puede ser Boston e incluso prohibiéndose en algunos lugares. Aunque quedaban cincuenta años para la consecución de los derechos civiles, los afroamericanos supieron organizarse en cierto modo para impedir que una película con esa trama no se estrenase. Esta polémica ha seguido hasta la actualidad, sin embargo, ya no se ve la obra tanto desde el punto de vista racista, si no que se admira más sus cualidades cinematográficas, muy importantes y muy influyentes, de las que hablaremos después. Os dejamos unos fragmentos de la época donde aparecen ejemplos de protestas contra la película.

5719-author04 Screen-Shot-2014-09-25-at-8.57.35-AM 4716704429_8cf5cfdac6_m

Ya hemos dicho que 1915 se trataba de un momento crítico en el contexto racial. En ese año se suceden tres hechos que simplifican bastante bien las circunstancias del éxito de este film. En primer lugar, el propio estreno de esta obra. El segundo lugar, el caso de Leo Frank, un judío que fue acusado de violar y asesinar a una empleada suya de 14 años, y que fue condenado y linchado hasta morir (si alguno le interesa esto, debería leerse algunos textos en inglés sobre el caso, un claro ejemplo del antisemitismo que existían en la sociedad estadounidense del momento y que su ejecución sirvió para reforzar el apoyo público al Ku Klux Klan). Y en tercer lugar, y más importante, la fundación del KKK. O más bien, la refundación. Todo en un mismo año.

El Ku Klux Klan es una organización de extrema derecha, racista, homófoba, antisemita, anticatólica, que nació tras la Guerra de Secesión a finales de 1865, por veteranos de la Confederación. Consiguieron resistir durante 5 años, pero el gobierno los vio como una especie de núcleo que podría renacer la contienda entre el norte y el sur, por lo que forzó su disolución en 1871, con la Ley de Derechos Civiles de ese año, también llamada el Acta Ku Klux Klan. Este acta, disolvió formalmente el KKK, aunque sus miembros seguirían activos realizando actos de diversa índole. Durante los cuarenta años siguientes, las relaciones raciales llegaron a un punto muy bajo. Según diversos estudios, las décadas de 1880 y 1890, fueran los años donde se produjeron mayor número de linchamientos (una acción muy común dentro del KKK) por racismo en la historia de Estados Unidos. El segundo Ku Klux Klan fue mucho más influyente y más poderoso que el primero. Este caso, sin entrar mucho en su definición o actividades, se trataba de una organización más formal, con registro de miembros, estructura nacional y estatal… Se calcula que llegaron a pertenecer dentro del Klan entre 4 y 5 millones de personas, una cifra muy considerable, llegando a su punto álgido en los años 20, pero viéndose muy reducidos a partir de la Gran Depresión y de la Segunda Guerra Mundial, cuando cayó en declive por sus apoyos a los nazis, escándalos internos de corrupción, sabotajes al intervencionismo estadounidense en la guerra o el éxodo de miembros, lo que forzó a la disolución de la organización a finales de los años 40. Desde entonces, diversas organizaciones han heredado el nombre y las acciones del grupo original, pero la presión de los medios, gobierno, oposición y sociedad, dejan al Klan en un lugar muy marginal, con apenas menos de 10.000 miembros en toda la geografía estadounidense.

En 1915, como ya hemos dicho, se funda el segundo KKK. El éxito de la película de Griffith ayudó en su mayor parte a recuperar la memoria histórica del Klan. En muchas promociones de la película, los actores se disfrazaron como si fueran miembros de la organización, lo cual ayudó en la histeria colectiva. Mucha parte de la popularidad de la obra se debe a que el mismísimo Woodrow Wilson, presidente de los Estados Unidos en ese momento, fuera un reconocido contrario a la época de la Reconstrucción, como el Klan, que algunos de sus textos fueran eminentemente racistas y que durante su presidencia se recuperaron políticas de segregación racial (Es ciertamente irónico que este hombre sea Premio de Nobel de la Paz, por impulsar la completamente fallida Sociedad de Naciones). Además, una frase de su autoría, en la cual admira al Klan como un “imperio” del sur, sale en la película, lo cual aumentó la polémica pero también aumentó la locura por el Ku Klux Klan.

Wilson-quote-in-birth-of-a-nation

Si uno piensa en la iconografía del Klan, piensa en disfraces blancos, cruces ardientes… Estos proceden de la película, la cual estaba inspirada en relatos de la época del romanticismo literario, que poco tenían que ver con la iconografía original del KKK.

Mucha polémica ha tenido esta película. Vamos, lo que venimos diciendo. Sin embargo, a pesar del discurso racista, la propaganda segregacionista y la importancia que tuvo esta obra para reverdecer los viejos laureles del Ku Klux Klan, se trata de un film muy importante para la historia. Y os contaré el porqué.

Siempre cuando se habla de David Wark Griffith se define a su obra en general como “el cine como recurso didáctico”. ¿Por qué? Pues es fácil. D.W. Griffith es uno de los grandes pioneros del cine moderno. Fue un creador extraordinario, con una gigantesca lista de obras creadas (se calcula que cerca de unas ¡500! películas) y con un número de innovaciones técnicas fundamentales que sirvieron de base para el cine actual. D.W. Griffith es el creador del lenguaje cinematográfico, un lenguaje propio, sólido, eficaz, como lo es del montaje narrativo o invisible, que tiene como objetivo avanzar la narración de una manera estrictamente lógica, presentando atención a la continuidad de la acción. Por primera vez en la historia, con El nacimiento de una nación, se despega el cine con relación al teatro. Griffith consigue por primera vez dar coherencia a los elementos narrativos, algo que, si uno lo piensa ahora es fundamental, pero que en aquel momento, no existía o apenas era utilizado. Griffith supo aunar en su magnánima obra de 1915 todas las innovaciones técnicas que ya había probado los años anteriores. Utiliza el primer plano y los planos medios, el montaje paralelo o simultáneo (dos acciones en pantalla que se alternan a través de montaje de planos de cada una para que finalmente cada acción confluya en una única), el flash back, la profundad de campo (exponer diferentes niveles de un mismo encuadre, según su posicionamiento), las panorámicas, el Travelling, los decorados naturales, la apertura y cierre de objetivo, la iluminación dramática, el desenfoque creativo, la primera banda sonora orquestal y, por si fuera poco, sienta las bases de la tensión dramática del cine clásico. Se trata, como bien lo han definido, El padre del cine moderno. Y con toda la razón del mundo. Es difícil encontrar a algún director que haya influido tanto o más que Griffith, ya sea dentro de los pioneros como de los cientos y cientos de directores que han vivido y viven desde ese instante. Todas esto hace a Griffith en uno de los cineastas más importantes de la historia.

Mae_Marsh_1915 the-birth-of-a-nation-032407

Pese a la épica de la película, considerada la primera gran película histórica, las innovaciones técnicas ya comentadas, el éxito comercial y crítico o la importancia que tiene esa obra en la historia del cine, como ya se ha venido comentando, es una de las películas más controvertidas de la toda la Historia del cine. La polémica suscitada y la propaganda racista de la que ya hemos hablado, demuestra que esta película ha sido tan denostada como elogiada. Se sabe que Griffith era hijo de un soldado confederado, de ahí su profundo encomio a los actos racistas del Klan. Es una pena que una obra tan magnánima tuviera tan desagradable argumento. Como “reprimenda” a esta película, Griffith dirigió un año después Intolerancia, donde tiró la casa por la ventana con un presupuesto sideral para la época (2 millones de dólares), con enormes decorados y miles de extras. Su argumento está bien indicado en el título: la intolerancia de la humanidad a lo largo de los tiempos, estructurado en 4 episodios diferentes. Sin embargo, el éxito tanto crítico como comercial no le acompañó, aunque supiera reunir con una enorme eficacia su repertorio técnico en esta obra, que con el tiempo mejoraría la crítica.

birthofanation-0

A pesar de todo lo escrito anteriormente y todo lo que se habrá escrito acerca de este tema, El nacimiento de una nación es una obra fundamental en la historia del cine. Su influencia es enorme y encumbra a su director en el Panteón de los más grandes directores que ha habido. La obra es un espectáculo visual, conmovedor y épico. Una película que sigue siendo respetada y estudiada ha día de hoy. Una película, como ya decíamos al principio, ha sido elogiada como odiada por su contenido moral completamente deleznable, pero que sin embargo, con el paso del tiempo, la gente ha sabido apreciarla en sus aspectos cinematográficos. Como dice el crítico y escritor Joaquín Vallet, “(…) al igual que sucede con los documentales de Riefenstahl, la soberanía cinematográfica acaba imponiéndose sobre su peligroso trasfondo ideológico. (…) El nacimiento de una nación no se debe entender como un panfleto racista, sino como la construcción de un modelo de sintaxis cinematográfica que ha marcado un punto y aparte en el transcurso del Séptimo Arte”.

Los créditos finales han llegado y el espectador se marcha, espero que hayan disfrutado de este artículo y vuelvan pronto. Fin.