Cristianismo y mitología: Las cruces de Irlanda

¡Ah, Irlanda! La tierra de James Joyce, Oscar Wilde, U2, los tréboles, los Leprecauns, de la cerveza Guinness. Un país con una historia y cultura fascinante, con una gran religiosidad católica pero que no pasan de lado su pasado “alejado del mundo occidental”. De un pasado con una mitología muy rica y profunda.

Esa riqueza de ese doble pasado cristiano y mitológico, se une en lo que podríamos llamar un “estilo artístico” muy concreto. Se trata de las cruces de piedra.

Una factible definición podría ser que las cruces de piedra (no exclusivas de Irlanda, pero en su mayoría los mejores casos son los de esta isla en cuestión) son iconos religiosos realizados en piedra, obviamente, que combinan la cruz cristiana con un círculo o anillo que lo rodea en su intersección.

En cuanto a su forma, las cruces están compuestas, en líneas generales, por una base trapezoidal, un panel o cuerpo donde se encuentran los relieves, los brazos, una intersección y el anillo. La cruz cristiana y el anillo, de supuesta tradición celta, significan la unión del cristianismo occidental con el paganismo céltico-irlandés, como ya hemos comentado en esa unión de la religiosidad irlandesa con su propia mitología.

El diseño de las cruces está bien diferenciado. En el anillo encontramos diseños geométricos, que no son destacables apenas. En el panel, brazos e intersección, es decir, en el cuerpo de la cruz, hay tanto grabados geométricos como motivos entrelazados (muy típicos del arte de las islas británicas) y, sobre todo a partir del siglo IX, con la cruz de Moone, como iniciadora, figuras pertenecientes, prácticamente en su totalidad, al antiguo y nuevo Testamento. Los relieves están tallados a bisel. Es un arte muy conceptual, muy geométrico, muy abstracto, se podría decir, que es casi un arte óntico, más que un arte óptico. Es decir, es un arte que no es estético ni trabajado, que se basa fundamentalmente en ilusiones ópticas y muestra lo que debe mostrar sin artificios ni gran trabajo artístico por detrás. Las escenas son muy toscas, pero a la vez, son un muy importantes como ejemplo del arte irlandés dentro de la arquitectura/escultura prerománica.

Sobre el simbolismo de la cruz, es decir, del propio cuerpo salvo el círculo, queda claro que es un motivo clave en el cristianismo: la representación en donde fue crucificado Cristo. Sin embargo, acerca del simbolismo del anillo las cosas no están del todo claras: Hay muchas teorías e hipótesis acerca de su significado y no hay una convención acerca de ello. Entre estas teorías se encuentran, por ejemplo, la representación del círculo lunar o solar de las culturas paganas. Otra teoría sería la propia imagen del nimbo de Cristo. Otras hipótesis lo sitúan como la unión de las líneas rectas (la cruz) que representarían al hombre, con las líneas curvas (el anillo) que representarían a la mujer, la simbolización del infinito y de la vida eterna, un mero recurso escultórico para dar estabilidad a la cruz o simplemente un recurso decorativo.

Como se ve, existen muchas teorías. Además, para dar más juego, existe la leyenda de la introducción de las propias cruces y de sus anillos en ellas en Irlanda, por parte de San Patricio, patrón del país, (también se habla de Santa Columba), él cual por una llamada divina, introdujo las primeras cruces y unió en los aros las culturas pagana y cristiana para difundir mejor su mensaje evangelizador. Es difícil de creer esta versión, debido a que no existen restos de las cruces de esa época, que, si existían, serían o bien simples grabados de piedra o simples cruces de madera y hierro y, por algunas suposiciones, los aros serían flores o plantas, haciendo una especie de corona floral.

Brompton Cemetary

Haciendo un pequeño repaso histórico, podemos establecer que las primeras “cruces” no tenían esta forma. La mayoría eran simples grabados en piedras que estaban a la altura del suelo. Sin embargo, a pesar de no ser como tal una cruz, los historiadores se ponen de acuerdo en llamarlas cruces. Éstas se hicieron durante los siglos IV y V. A partir del siglo VI y principalmente a partir de los siglos VII y VIII, comienzan a aparecer las primeras cruces. Eso si, las más primitivas no eran de piedra, sino de madera y hierro, de peor conservación, de ahí que no queden restos de estas primigenias. Además, tenían una forma más parecida a una estela funeraria. A partir de los siglo VII y VIII, las cruces se comienzan a hacer a través de un molde de madera primero y luego se realiza en piedra. A finales del VIII y ya en el IX, se abandonan los moldes y se crean unicamente en piedra. La construcción de cruces tuvo variaciones, si bien de forma general se podría decir que el punto final fue de la construcción de cruces fue en el siglo XII, aunque hubo zonas, con escasa importancia, donde se siguieron haciendo hasta el siglo XV.3659664

Las cruces eran erigidas, o más bien, mandadas erigir por los abades o monjes en monasterios. Muchas de estas cruces eran mandadas erigir por el ego personal de muchos religiosos que querían que su nombre pasase a la posteridad. También en la actual Gran Bretaña encontramos testimonios, principalmente en Gales, Escocia, Cornualles y la zona de Northumbria (territorio situado al norte de la actual Inglaterra), aunque de menor importancia y en menor número.

Durante los siglos siguientes, las cruces tuvieron suerte de estar en una buena situación y se conservaron bastante bien, aunque haya casos de destrucción o mala conservación. A finales del siglo XIX y principios del XX, tuvo lugar el llamado “Renacimiento celta”, un “movimiento” artístico que defendía la utilización de motivos tradicionales célticos, como los entrelazados, o los motivos geométricos o zoomórficos. Este renacimiento estuvo muy ligado al nacionalismo irlandés, muy fuerte en ese momento (últimos años de dominación inglesa en la isla) y al Art nouveau. El “Renacimiento celta” recuperó la construcción de cruces celtas, en un afán de recuperar la identidad nacional de las raíces célticas de los autóctonos. A partir del siglo XX, principalmente en la segunda mitad de siglo, se inició la fase de restauración de las cruces, que ha seguido hasta la actualidad.

En la actualidad, las cruces de piedra son uno de los variados símbolos del país irlandés, como puede ser el trébol o San Patricio. Se continúa el uso funerario de las cruces, como monumento simbólico, aunque hoy en día abundan las estelas. Estas cruces actuales ya no tienen la enorme monumentalidad que poseían. Otro uso que tienen hoy en día es en la joyería o en los logotipos, ya que es explotado su uso como símbolo del país para los turistas. También estas cruces tienen un último uso, algo más oscuro: grupos de ultraderecha y neonazis, tanto europeos como del resto del mundo, utilizan una versión de estas cruces, intentando legitimar ideológicamente la supremacía racial y la identidad propia, además de querer volver a las culturas de los viejos pueblos cristianos o incluso paganos, como son en este caso los celtas irlandeses. Como veis, no siempre el uso de un símbolo es excesivamente bonito o artístico.

El mejor ejemplo de este arte irlandés, es la cruz de Muiredach, situada en Monasterboice, un antiguo monasterio ahora en ruinas, en el condado de Louth, situado en la frontera de Irlanda con Irlanda del Norte. Su importancia es fundamental ya que se trata del ejemplo mejor conservado y mejor trabajado. En las cuatros caras de la cruz y en la intersección encontramos talladas imágenes de los dos Testamentos como puede ser el Juicio Final, la Crucifixión o la Epifanía. Es, como ya se ha dicho, el mejor ejemplo de todas las que siguen en pie.


450px-Mainistir_Bhuithe_cross_Muiredach

¿Qué finalidad tenían estas cruces? Por lo que venimos contando, se podría dar ciertas trazas de su uso. Pero hay que especificar que carecían de una única finalidad. Las cruces estaban y están alzadas principalmente en monasterios y lugares de culto, aunque encontramos algunas que se encuentran en medio de los campos o llanuras o incluso en los caminos. Sobre su función, pues no es clara. Desde la conmemoración de victorias militares, marcar lugares sagradas o situar puntos de encuentro de ceremonias religiosas, hasta la delimitación de territorios, ser centros de predicación o marcar su proximidad a esos centros, ser símbolos estatuarios de personajes ilustres (como ya hemos dicho) de abades fundamentalmente o incluso marcar lugares en la costa por si eran buenos para desembarcar. Queda claro, como ven, que no hay convención acerca de la verdadera funcionalidad de éstos monumentos.

¿Por qué son importantes estas cruces? Como conclusión final podemos responder a esta pregunta: porque representan, junto con los códices miniados, el mejor ejemplo de arte prerománico que existe en Irlanda. Y eso señores, es muy importante, ya que así conocemos mejor este país, que fue tan desconocido para Europa hasta la cristianización ya a mediados del siglo V. Un ejemplo de un arte monumental impresionante, que apenas tiene parangón en el resto de Europa (lo único que se le podría acercar son los cruceiros de Galicia y Portugal, sin ser tan anchos ni tan monumentales). Un arte que pasa desapercibido, pero que está ahí y que, si se tiene tiempo y dinero, podría ser recomendable para alguien que quiera inmiscuirse en la cultura tan sorprendente que tiene ese país llamado Irlanda.