La invasión británica y como cambió a un país

Diciembre de 1963. Estados Unidos estaba en un estado de shock tras la muerte de su joven y prometedor presidente, John Fitzgerald Kennedy, el 22 de noviembre. La lucha por los derechos civiles de los afroamericanos continuaba y el conflicto entre los dos grandes bloques mundiales seguía su curso. Las grandes estrellas de la canciónrock estadounidense estaban en un parón, como Elvis Presley dedicándose al cine, Chuck Berry en la cárcel y haciendo giras fuera del país o Little Richard que tuvo unos años 60 de idas y venidas.

The Beatles en The Ed Sullivan Show en 1964.

Sin embargo, desde las radios y la prensa se hacían eco de un grupo que estaba triunfando al otro lado del charco. El nombre de ese grupo era The Beatles. Y fue un 26 de diciembre cuando un single llamado “I want to hold your hand” cruzó el charco y llegó al número uno en las listas de éxitos. El grupo de Liverpool aterrizaba en Estados Unidos el 7 de febrero de 1964 y tocarían el día 9 de ese mismo mes en el famoso programa de la CBS “The Ed Sullivan Show”, ante más de 70 millones de espectadores. La llamada invasión británica daba su pistoletazo de salida con el fenómeno de la Beatlemania.

A pesar de ser quizás el grupo más significativo e iniciador de este fenómeno, el cuarteto de Liverpool no fue el únicos en destacar en este panorama. Una semana después de que “I want to hold your hand” llegara al número uno de las listas norteamericanas, en enero de 1964, otra canción británica llegaba a lugares importantes de éstas listas. Su interprete, Dusty Springfield y la canción “I only want to be with you”. El año 1964 fue, por lo tanto, el inicio de todo esta etapa.

La invasión británica se define como un fenómeno en el cual un gran número de grupos e interpretes musicales llegados desde Gran Bretaña (principalmente de Inglaterra) coparon las listas de éxito y los gustos dominantes de la población joven estadounidense durante la década de los 60. Se da por iniciado este fenómeno en 1964 y finalizado hacia 1970, aunque si bien es cierto que a veces es difícil englobar a diferentes grupos dentro de esta tendencia. Los artistas de la invasión predominaron por un estilo que se acercaba al Rhythm and blues, rock n roll y rock/pop. La gran inspiración musical de estos grupos se encuentra en los artistas primigenios del rock, como algunos que ya fueron nombrados anteriormente u otros como Buddy Holly o Bo Diddley. Letras pegadizas, ritmos sencillos y un estilo correcto fueron una tónica al principio, pero que fueron cambiando a lo largo de los años, por la experimentación musical y los ritmos y estilos más desenfadados y rockeros. No todos tuvieron el mismo éxito dentro de los músicos british, si no más bien la mayoría vivieron a la sombra de los dos grandes grupos del momento, The Beatles y The Rolling Stones.

The Rolling Stones en The Ed Sullivan Show en 1966

Sus satánicas majestades” llegaron a Estados Unidos a mediados de 1964. Sin embargo su éxito no fue hasta 1965, cuando publicaron su tema intemporal “(I Can’t Get No) Satisfaction”. Hasta ese momento era un grupo que no entusiasmaba por sus desafortunadas intervenciones en la televisión, “gracias” en parte a su forma de vestir. Llegaron incluso a ser vetados en el programa de “The Ed Sullivan Show”, aunque a partir de 1965 y 1966, tocaron un total de 5 veces además de aquella “desastrosa” primera vez. Forjaron su fama gracias a su fértil producción musical en Gran Bretaña esos años, que les llevó al éxito que desde entonces han tenido.

Entre el año 1964 y 1966 aparecerían en el panorama musical estadounidense y en lo más alto de sus listas de éxitos, canciones de bandas y artistas británicos, de los que se podría destacar Donovan, The Troggs (uno de los primeros grupos con melodías cercanas al posterior punk rock), Manfred Mann, Petula Clark, The Dave Clark Five,The Animals (con su irrepetible “The House of the Rising Sun”), Gerry and the Pacemakers, The Searchers o Them (que tendrían éxito en el 1966, hasta que ese mismo año su líder, Van Morrison, se fue, al cual también se adscribe como “invasor”). Hacia ya el año 1967 y finales de esta década (1969-1970), llegarían la segunda oleada de la invasión. En esta segunda oleada destacaron grupos con un estilo no tan melódico y mucho más desenfadado, como es el caso de The Yardbirds (Con Jimmy Page, futuro guitarrista de Led Zeppelin), The Who (Otro de los grandes grupos británicos, pero que no destacaría en Estados Unidos hasta finales de la década, gracias en parte a su participación en el festival de Woodstock en 1969), The Kinks (tremenda importancia de éste grupo, con su estilo más conceptual, rockero, que supieron representar con sus letras la vida británica de la época), The Zombies, The Hollies (estos dos últimos grupos, junto con The Who, mucho más influenciados de la música rock estadounidense), The Moody Blues, Cream (con el genial Eric Clapton como guitarrista principal) o Pink Floyd (a pesar de que su mayor éxito fue a partir de los 70, fueron muy importantes en la psicodelia de mediados-finales de los 60).

La invasión británica se llevó a cabo con éstos y muchos otros artistas que tuvieron un éxito sin precedentes fuera de su país. Esa fama ha sido continua, llegando hasta nuestros días, donde se siguen escuchando las canciones de estos “invasores” que llegaron a “cambiar a un país”.

Sin embargo, hay que preguntarse como y en que sentido cambiaron a la sociedad de Estados Unidos. Cuando llegaron y estuvieron presentes estos grupos, no significa que en la nación yankee, solo se oía música británica. El jazz, el rock y estilos derivados, los sonidos de la Motown, el pop, el folk o incluso el country seguían siendo escuchados. Artistas y bandas como Bob Dylan, Joan Baez, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jefferson Airplane, The Doors, James Brown, Smokey Robinson, Marvin Gaye, The Supremes, The Beach Boys y un largo etcétera se escuchaban a lo largo y ancho de Estados Unidos. Sin embargo, la importancia de la invasión británica en los gustos musicales fue fundamental. Hasta ese momento, en USA sólo se consumía “su” música (el jazz, el blues, el rock… todos nacieron allí) y sus artistas. Ningún grupo, solista o compositor de Gran Bretaña había tenido éxito al otro lado del charco. Pero a partir de 1964la situación cambió. Se comenzó a consumir la música llegada desde las islas británicas, convirtiéndose en todo un fenómeno de masas. Hubo una ruptura de fronteras.

Gran Bretaña se convirtió en un centro de la cultura musical y de la moda en los años 60. Los artistas llegados a Estados Unidos transformaron las formas de vestir o de peinarse. El mop-top (peinado bob, que popularizaron The Beatles), la subcultura mod (que se mantuvo hasta la explosión de la psicodelia a mediados-finales de esa década),la figura de la modelo Twiggy o la llamada Swinging London (la escena de moda y cultura que floreció en la capital inglesa durante los 60), influyeron de forma de decisiva en los modos de vestirse, hasta el punto de que, cuando los músicos empezaron a cambiar de estilo, tanto musical como de la ropa, la población vestía de la misma forma que éstos.

 The Who y su estilo mod (izquierda). Un ejemplo de la Swinging London en Carnaby Street, hacia 1966 (derecha)

Otro cambio fundamental que significó en la sociedad norteamericana fue en uno muy importante: la propia música. A pesar de esa influencia que tuvieron los artistas estadounidenses en la música británica, con la llegada de los “invasores”, se produjo una internacionalización del rock, la creación de múltiples estilos derivados del propiorock n roll, el boom de la música pop, la revitalización del folk y sobre todo, la creación de un mercado comercial que ayudaría a los intérpretes británicos a tener un éxito posterior. Fue una apertura musical y cultural a nivel mundial de Gran Bretaña.

La invasión británica sirvió para abrir al mundo un pequeño país que tenía mucho talento musical, pero que hasta el momento sólo ellos lo estaban disfrutando. La invasión británica significó el cambio a nivel cultural, a nivel musical, a nivel de moda, a nivel comercial de toda una sociedad que hasta ese momento consumía su propio producto. La invasión británica cambió la música, esa que conocemos como música popular, que tanto ha ayudado e influenciado los estilos artísticos posteriores. La invasión británica se sigue escuchando aún a día de hoy, habiendo ya pasado 50 años. Y los que quedarán. Porque, la música ha de servir un propósito; ha de ser parte de alguna cosa más grande, una parte de la humanidad, como decía Pau Casals. Y porque estos grupos son parte de la historia de la humanidad.